Reclaman a La Moneda salvar futuro de 22 mil estudiantes y profesores

Publicado en Prensa Latina
28 Noviembre 2012

Estudiantes chilenos marcharon hoy por calles de esta capital y entregaron una carta en el palacio de La Moneda, para intentar salvar el futuro de los 22 mil alumnos y trabajadores de la Universidad del Mar.

20121129-040252.jpgLos jóvenes recorrieron varias avenidas, hasta llegar a un punto en la emblemática Alameda, donde la policía de Carabineros les cortó el acceso con vallas, y solo permitió el paso de un pequeño grupo, que fue el que pudo llegar a la casa de Gobierno.

En declaraciones a Prensa Latina al salir de La Moneda, el presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad del Mar, Raúl Soto, expresó que ahora habrá que esperar la respuesta del Ejecutivo, para ver si accede al pedido de crear una mesa de trabajo que encuentre una solución al conflicto, generado por un escándalo de corrupción en la cúpula del centro.

“Los requerimientos del movimiento son a favor de la comunidad universitaria en general, el problema tiene que abordarse desde el nivel social”, comentó Soto, en referencia a las afectaciones sufridas por los alumnos, pero también por los trabajadores y sus familiares.

20121129-040549.jpgLos jóvenes recorrieron varias avenidas, hasta llegar a un punto en la emblemática Alameda, donde la policía de Carabineros les cortó el acceso con vallas, y solo permitió el paso de un pequeño grupo, que fue el que pudo llegar a la casa de Gobierno.

En declaraciones a Prensa Latina al salir de La Moneda, el presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad del Mar, Raúl Soto, expresó que ahora habrá que esperar la respuesta del Ejecutivo, para ver si accede al pedido de crear una mesa de trabajo que encuentre una solución al conflicto, generado por un escándalo de corrupción en la cúpula del centro.

“Los requerimientos del movimiento son a favor de la comunidad universitaria en general, el problema tiene que abordarse desde el nivel social”, comentó Soto, en referencia a las afectaciones sufridas por los alumnos, pero también por los trabajadores y sus familiares.

El dirigente precisó que a la carta se anexaron los resultados de una encuesta realizada a nivel nacional, la cual reveló que el 35 por ciento de los estudiantes tiene hijos y el 45 por ciento trabaja y estudia al mismo tiempo.

Entre los reclamos, los alumnos demandan que Gobierno se haga cargo de la universidad privada, a fin de salvarla.

“Los estudiantes tienen derechos, y el Estado es responsable del caos que se ha creado, fue el Estado el que acreditó a la Universidad, es el Estado el que le da autonomía a la universidad, y por lo tanto es el Estado el que se tiene que hacer cargo del problema que ha generado”, señaló por su parte el vocero saliente de la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech).

El nuevo portavoz de la Confech y presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, Andrés Fielbaum, declaró a Prensa Latina que fue una marcha muy significativa, porque la Universidad del Mar es quizás el caso más crudo, que evidencia el fracaso del sistema educacional en Chile.

“Por eso estamos peleando con ellos, hay que ver ahora la respuesta del Gobierno, que hasta ahora ha sido muy indolente, muy impávido ante esta situación, totalmente negligente”, exclamó.

Los alumnos de esa universidad ven amenazado su futuro académico, luego de que el 29 de octubre último el Ministerio de Educación solicitó, tras una auditoría, la cancelación de la personalidad jurídica y la revocación del reconocimiento oficial al plantel.

El centro es una institución privada, fundado en 1989. Su casa central se encuentra en Viña del Mar y cuenta con 15 sedes en otras ciudades del país.

La universidad se vio involucrada en denuncias por irregularidades en su proceso de acreditación, no pago de remuneraciones a los trabajadores y la renuncia de uno de sus exrectores, Raúl Urrutia, en protesta por la prioridad dada al lucro por el consejo directivo de la institución, a través del desvío de fondos a empresas inmobiliarias.

El sábado último el expresidente de la Comisión Nacional de Acreditación del Ministerio de Educación, Luis Eugenio Díaz, junto a los exrectores de las universidades del Mar y Pedro de Valdivia, Héctor Zúñiga y Angel Maulén, respectivamente, fueron detenidos por la Policía de Investigaciones.

Los exdirectivos fueron presentados en una audiencia preliminar, acusados de los delitos de cohecho y negociación incompatible.

Aunque los tres quedaron en libertad con medidas cautelares durante los seis meses que durará la investigación, sobre ellos pesan cargos por presuntos sobornos a Díaz, con el fin de conseguir la calificación de sus respectivas universidades, requisito necesario para recibir los presupuestos del Estado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s