ESCUELAS LIBRES DE CHILE: UN SUEÑO EN CONSTRUCCIÓN

20121130-051218.jpg

Tomado de http://www.escuelaslibres.cl

I.- Quiénes Somos

Somos los que hemos existido siempre, parte de un proyecto histórico popular que ha estado latente desde un principio.

Somos pueblo originario, eso está en nuestra sangre, y nuestra rebeldía se remonta desde la invasión española hasta el día de hoy. Por eso somos Patria Grande, esa América morena que lucha en cada rincón del continente.

Somos herederos y herederas de los pobres que lucharon por nuestra independencia y que luego fueron sometidos a la burguesía criolla y al control dependiente del capital extranjero de turno.

Somos parte de un movimiento obrero que dio las primeras luchas organizadas por vivir mejor, que se formó al alero de las sociedades de socorro mutuo, las mancomunales y las sociedades de resistencia, desarrollando su política a través de la independencia de clase y ejerciéndola con la acción directa.

Somos parte de un proyecto histórico, un proyecto popular que ha luchado por siglos por su emancipación, que ha tratado de ser truncado una y mil veces a través de la fuerza, sobre todo con la herramienta de la educación dominante.

Somos Pueblo. Somos pobres de la ciudad en lucha. Somos andando. Somos los que queremos y lo vamos logrando.

Eso somos, niñas/os, jóvenes, pobladoras/es, profesionales que ya hace algún tiempo asumimos el compromiso de caminar y retomar el sendero de la construcción popular con el objetivo de ser un aporte mas a la reconstrucción del Movimiento Popular. En definitiva, somos las/los trabajadoras/es de la otra educación.

II.- Qué Queremos

Queremos una sociedad igualitaria, libre, democrática y popular.

Antes de darle contenidos a estas palabras, es necesario exponer dos alcances: Para nosotros, el significado “queremos” es sinónimo de “luchamos” en nuestra redacción, y a la vez, estos dos conceptos señalados anteriormente -el primero teórico y el otro práctico- entran en un permanente estado dialéctico que es la síntesis de nuestra praxis transformadora, la cual se expresa en nuestro trabajo cotidiano.

Queremos una sociedad igualitaria, donde tenga como carácter fundamental en el aspecto objetivo la supresión de la explotación del ser humano por el ser humano, alejada de los vaivenes del mercado y de su sello lucrativo. Esta también se debe expresar en la equivalencia de género, no dando ningún tipo de posibilidad a la dominación en todas sus formas.

Queremos una Sociedad donde podamos caminar libres por las grandes alamedas, sin la restricción del miedo que ha impuesto el sistema, a base de la bandera de los anti-valores que nos impone la educación formal y los medios de comunicación (la competencia, el individualismo, el egoísmo, entre otros). En esta nueva sociedad no sólo debe primar la igualdad objetiva, sino sobre todo, los valores populares, porque a nosotros el socialismo económico sin una ética revolucionaria no nos interesa.

El carácter democrático de la sociedad que queremos, para nosotros no se restringe al paradigma liberal de la urnas. En una caja que se ventila cada dos años, no cabe el ejercicio de soberanía popular. Esta democracia se debe pronunciar, con participación real, que en algún momento tome ribetes de protagonismo popular. Tenemos que tomar como pueblo las riendas de nuestra propia historia, ejerciendo y definiendo todo lo que nos compete.

No queremos cualquier igualdad, luchamos por la igualdad popular. No queremos cualquier libertad, luchamos por esa libertad que se enmarca en los valores populares. No queremos cualquier democracia, luchamos por tener espacios de participación popular. No queremos/creemos en este sistema, por eso seguimos construyendo el nuestro, como Recabarren en el municipio salitrero de principio de siglo pasado, como en los 70 se multiplicaban los comandos comunales, y hoy nosotros, de la mano de tantas organizaciones populares, estamos sembrando germen y futuro de Poder Popular.

Esto nos lleva a luchar por transformar radicalmente el modelo económico y las relaciones sociales interpersonales imperantes en la actualidad. Esto nos lleva a combatir no sólo la pobreza material, sino que también la pauperización espiritual.

Esta sociedad nueva no llega de sopetón el día donde las contradicciones de clases lleguen a su punto culmine y la correlación de fuerza sea favorable a las grandes mayorías, las oprimidas de siempre. La construcción de esta sociedad nueva requiere de la formación de mujeres y hombres nuevos desde hoy, no mañana ni desde el día de la segunda independencia. Para pavimentar el sendero de la emancipación de los seres humanos, necesitamos (la) otra educación para (la construcción de) una nueva sociedad, que muestre al amanecer el parto que de a luz niñas y niños nuevos.

III.- La Otra Educación

La otra educación no es, está siendo. Ella es un proceso de acumulación de experiencias en materia educativa para generar los cimientos de la educación de la nueva sociedad. Por tanto esta educación no es para, sino de él pueblo.

Chile requiere otra educación, diametralmente opuesta al sistema formal inventado, desarrollado y defendido por los sectores dominantes. La educación bancaria es funcional al sistema imperante, deposita conocimiento con la intención de mantener apaciguadas las contradicciones de clase.

La problemática educativa en nuestro país no pasa por solucionar el acceso, la calidad o la gratuidad, como mejor forma de perfeccionamiento a la movilidad social. Pasa por grandes transformaciones revolucionarias que modifiquen de forma radical los fondos y formas, los contenidos y metodologías, las políticas educativas y sus expresiones concretas.

Las Escuelas Libres en el camino de la construcción de la Otra Educación, no solo luchamos por las mejoras del Sistema educativo (aunque las consideramos importantes en el marco reivindicativo de la educación formal), luchamos por construir una nueva educación, bajo las premisas del respeto, la igualdad, la solidaridad y el amor.

Nuestro proceso educativo se debe dar bajo nuevas relaciones humanas, poniéndonos siempre en posición de educar y aprender a la vez, entendiendo que nadie ignora todo y que nadie sabe todo.

La otra educación se construye a la par de una nueva sociedad, o si no, es imposible su desarrollo final y su triunfo en contra de la educación formal.

El proceso de la construcción de la otra educación solo será posible en la medida que se impulsen experiencias que quiebren con los esquemas de la educación formal y que asuman la tarea de impulsar un proyecto educativo alternativo.

IV.- Nuestra invitación

Una, dos, mil Escuelas Libres es una consigna que la llevamos a la práctica desde una perspectiva nacional. Como organización nos hacemos cargo de extender nuestro proyecto popular a cada rincón del país, en algunos casos, construyendo alternativa en lugares donde la anestesia neoliberal ha sido tremendamente exitosa, llegando a camuflar sus propias contradicciones y su propia crisis, negando cualquier tipo de organización. En otros, abrazándonos con las y los compañeras/os que están llevando procesos similares en el campo de la educación popular o las luchas sociales que se ejercen en estos tiempos.

Hoy nos planteamos como objetivo existir en cada rincón de Chile, desde la pampa del desierto hasta la Patagonia rebelde, impulsando las banderas de la otra educación en los lugares más inhóspitos, que muchas veces son los que sufren de forma más sentida la vorágine neoliberal.

Lo largo de nuestro país, no puede ser impedimento para levantar un proyecto de carácter nacional, ni tampoco puede restringir la posibilidad de ser parte de una misma organización. La unidad de las y los luchadoras/es sociales y en nuestro caso, la de las y los trabajadoras/es de la otra educación, es fundamental para el triunfo de las luchas actuales y venideras, para construir una sociedad nueva, una sociedad igualitaria, libre, democrática y popular.

Creemos que las Escuelas Libres, no sólo deben pavimentar el camino de la otra educación, si no que además deben estar al servicio de las luchas populares locales, asumiendo con autonomía el derecho y el deber de apoyar todas las expresiones reivindicativas de lucha que se desarrollen en cada rincón de Chile: En el norte con los mineros, en las grandes urbes con los sin casa, en el pacifico con los pescadores, en Arauco con los Mapuche, en la Patagonia defendiendo nuestros recursos naturales, etc. Debemos ser Cientos de miles, por todo Chile, haciéndonos eco de cada lucha, solidarizando y sobre todo luchando.

Nuestra invitación es a que te sumes a las Escuelas Libres de Chile, siendo parte de las que ya existen, aportando en su fortalecimiento o impulsando nuevos proyectos en cualquier rincón de país.

Te invitamos a construir la otra educación, esa que da bajo la hermosa lógica de un Chile que aún se construye a pulso.

Marco Antonio Álvarez Vergara

20121130-051533.jpg
ESCUELAS LIBRES: PROYECTO EDUCATIVO HORIZONTAL PROMOTOR DE LA EMANCIPACIÓN DEL PUEBLO COMO SUJETO SOCIAL

20121130-051753.jpgLes dejamos un reportaje que hicieron los amigos de La Ventana (revista de Valdivia al servicio de las luchas sociales) a nuestr@s compas de Escuela Libre Los Rucos Menzelinos. Visiten su web y lean la revista completa en http://revista-laventana.blogspot.com

Al ritmo de las manifestaciones sociales por la educación pública que hemos vivido este último tiempo, siendo parte de ella, hemos visto cómo el tema educación a dejado de ser analizado sólo desde cuanto se aumentará el presupuesto para la cartera este y los próximos años, además es evidente el cuestionamiento social sobre el modelo de educación que existe imperante en nuestra sociedad y desde ahí surgen criticas, como también alternativas de modelos educativos distintos.

Se abre la discusión social sobre la educación, no sólo considerando el modelo, sino su lado más Filosófico, Valórico, Social y Cultural, entre otros. Es así como en este contexto nacen las Escuelas Libres como un proyecto de educación “en donde los niños/personas son pensados como sujetos críticos, constructores de su propia realidad, participes de su entorno y por tanto es necesario que ellos sepan que es ser poblador y trabajador, que es ser pobre, o sean capaces de hacer un análisis reflexivo del mundo que los rodea”, nos cuenta Lautaro Llanos miembro del movimiento Libes del Sur y uno de los participantes del proyecto educativo Escuelas Libres “Los rucos Menzelinos” en Valdivia.

Para Mauricio Ramírez, miembro de Libres del Sur y participante de las Escuelas Libres, hay una educación formal “que es vertical en donde existe una persona dueña de la verdad absoluta”, y en donde la educación es utilizada “como una herramienta de dominación de una clase sobre otra, y en el tiempo mantiene este orden al mostrar sólo una parte de la historia, la historia oficial”, afirma Mauricio.

Es así como la educación formal utiliza el conocimiento como una herramienta de dominación en donde existe un carácter ideológico en dos niveles. “Uno es en los contenidos, donde se plantea la verdad absoluta”, y la segunda característica de la educación formal es que “se intenta anular el pensamiento crítico y con esto se anula a la persona”, afirma Mauricio Ramírez, miembro de las Escuelas Libres.

Al contrario en las Escuelas Libres se piensa la educación desde su horizontalidad en las relaciones humanas, resaltando como característica el diálogo continuo y la propia reflexión acerca de la realidad a lo largo del proceso educativo. En Valdivia el proyecto educativo Los rucos Menzelinos se comenzó a desarrollar desde el sábado 26 de mayo en la población Menzel “un barrio lleno de historias de lucha, lleno de memoria popular”, nos cuenta Francesca Rosales, miembro de las Escuelas Libres.

Menciona además que todos los sábados por la mañana se reúnen en la junta de vecinos N° 15 de la población Menzel, en este lugar “compartimos experiencias, vivimos un aprendizaje mutuo y nos divertimos jugando”, comenta la tía Francesca. Al referirse al desarrollo de las jornadas, Francesca afirma que “nos juntamos en la sede por la mañana con los niños, alrededor de 15, y algunos Papas, sus edades van desde los 8 a los14 años, pero nosotros pensamos que lo ideal es contar además con niños desde los 4 o 5 años hasta los 18 años de edad”.

“Lo primero que hacemos es compartir experiencias y reflexionar sobre nuestra identidad, de donde venimos o cuál y cómo es nuestro entorno. Posterior a eso hacemos una especie de ayuda tareas en donde apoyamos a los niños en sus diversas asignaturas con sus actividades y tareas que para ellos sean difíciles, les ayudamos a entender qué es lo que tienen que hacer. En la tercera parte de la jornada realizamos una asamblea popular en la que nosotros, los padres y los niños conversamos temas relevantes para el conjunto de personas participantes. Al terminar la jornada realizamos actividades y juegos didácticos en donde los niños puedan desenvolverse como ellos quieran”, comenta Francesca al referirse como es el desarrollo de las jornadas de la Escuela Libre en la población Menzel de Valdivia.

La educación formal es utilizada como una herramienta de dominación

La educación formal impartida por las instituciones educativas está cargada de un contenido ideológico cual finalidad es el adoctrinamiento y homogeneización de los individuos. Esta afirmación aparentemente extremista no lo es si analizamos los objetivos de la educación desde planteamientos distintos a sólo mirar la calidad de esta o el mercado educacional, tema muy en boga en Chile, y que por lo demás no es malo su cuestionamiento, pero la importancia de la educación en la Cultura es mucho más profunda que sólo saber sumar o escribir bien.

En este sentido es que el activista político Noam Chomsky, Lingüista y Filósofo norteamericano, reconocido por su crítica al Capitalismo contemporáneo, nos invita a analizar los objetivos de la educación en su conferencia “Aprendizaje sin Fronteras” dictada el 25 de Enero de 2012 en Londres. En esta ocasión Chomsky contrapone el concepto de educación según los objetivos de ésta. Los objetivos de la educación según Noam Chomsky se resumen en dos: Tradicional de enfoque ilustrado y el Funcional de enfoque basado en el adoctrinamiento.

El objetivo Tradicional de la educación se basa en un enfoque ilustrado “en donde se busca la riqueza del pasado a través de la investigación, interiorizar en las partes que son significativas para uno y de ésta forma comprender más a nuestra manera”. Desde este punto de vista el propósito de la educación es mostrarle a la gente “como aprender por sí mismos”. En este sentido es el “aprendiz” y sus logros, mediante el proceso educativo, quien definirá hasta donde llegar y que hacer con ese conocimiento, “cómo logramos algo positivo para nosotros mismos y para otros”, menciona Chomsky.

Por el contrario el objetivo funcional de la educación es “adoctrinar desde la infancia a los jóvenes”, éstos son colocados dentro de un marco de referencia “en el que actúan por ordenes y aceptan estructuras sin cuestionar”. Esta idea, menciona Noam Chomsky, “proviene de Liberales internacionalistas altamente educados que ven en instituciones como las Universidades, las Escuelas y la Iglesia, centros de adoctrinamiento y control”.

Por los años 60 y 70 la sociedad fue parte de un activismo de grandes proporciones y es ahí en donde “la gente educada”, menciona Chomsky, “siente preocupación porque los jóvenes se estaban volviendo demasiado libres, algunos países se estaban volviendo muy democráticos”, desde esta mirada se intenta frenar ese tipo de procesos utilizando la educación como herramienta de dominación y control del pensamiento.

Desde los años 70 se han tomado medidas para que los sistemas educativos tengan mayor control sobre los estudiantes, además de integrar una formación vocacional que les permita hacerlos dependientes de los mercados laborales y también generar que los estudios sean muy costosos para lograr un endeudamiento en los estudiantes y de esta manera, menciona el Filosofo y Lingüista Noam Chomsky, “mantener a los individuos atrapados en una vida de conformidad”.

Pedagogía de la Liberación y Escuelas Libres: Hacia una nueva relación entre el educador/educando y los sujetos sociales.

El análisis respecto de la educación no puede sólo centrarse en aspectos como la calidad o el acceso, estos son los temas que la clase política intenta colocar como relevantes en el debate sobre la educación, sin dar cabida a cuestionamientos más profundos sobre los valores de la educación y sus objetivos. Claramente en Chile la institucionalidad educativa pretende orientar a los estudiantes a una educación funcional y vocacional, se preparan personas-consumidores-trabajadores para un mercado laboral determinado y una sociedad lo más homogénea posible.

En este contexto poco alentador se levanta el proyecto educativo de las Escuelas Libres bajo una definición de construcción popular, “parte de un proyecto histórico-popular que ha luchado durante siglos por su emancipación”, nos cuenta Lautaro Llanos miembro de las Escuelas libres, afirma con entusiasmo Lautaro “somos trabajadores de la otra educación”, al referirse cómo este proyecto asume el compromiso y el objetivo de “ser un aporte a la reconstrucción del movimiento social”.

Por añadidura las Escuelas Libres no sólo luchan por mejoras al sistema educativo, sino por una nueva educación, bajo los valores del respeto, la igualdad, la solidaridad y el amor. Mediante estos valores se pretende establecer nuevas relaciones humanas, poniéndonos siempre en la posición de “educar y aprender a la vez, bajo la premisa de que nadie ignora todo y nadie sabe todo”, afirma Mauricio Ramírez.

Estos son los valores de la otra educación que se construye a la par de una nueva sociedad, en contra posición de los valores de la educación formal: La competencia, el individualismo, o como Paulo Freire en su libro “La Pedagogía del Oprimido” lo describe como los valores de la “Educación Bancaria”.

La educación formal o “Bancaria” hace referencia al modelo de educación que por finalidad intenta oprimir a un sector determinado de la sociedad mediante la entrega de un conocimiento estandarizado y naturalizado en una relación vertical entre un “ignorante absoluto”, el educando, y un “sabio absoluto”, el educador, que deposita información dentro de la cabeza de su estudiante, sin considerar absolutamente nada de la relación establecida y manteniendo naturalizados los conceptos de sumisión.

A este modelo educativo Freire lo denomina “Educación Bancaria” y le opone su propio método, dialógico y horizontal, en el cual el estudiante se reconoce a sí mismo y aprende del educador, pero en el cual el educador también aprende del estudiante y reconoce su propia humanidad, a este método Freire le llama la “Educación Liberadora” y la define como “el proceso de concienciación de la condición social del individuo, que la adquiere mediante el análisis crítico y reflexivo del mundo que lo rodea”, afirma el autor del libro “Pedagogía del Oprimido”.

De esta manera el movimiento educativo de la Pedagogía de la Liberación y las el proyecto educativo Escuelas Libres busca modificar el verticalismo en las relaciones educador-educando y con esto transformar a la vez las maneras de conocer, y aceptar que el educador no es dueño de la verdad absoluta, y más aún que el modelo de educación formal es funcional sólo para los intereses de un sector determinado, y que para liberarse de esa opresión es necesario reflexionar y comprendernos dentro de nuestro entorno, de nuestra identidad popular y recuperar el dominio de nuestras vidas comprendiendo nuestra realidad en constante diálogo con los otros.

20121130-052012.jpg

Anuncios

2 thoughts on “ESCUELAS LIBRES DE CHILE: UN SUEÑO EN CONSTRUCCIÓN

  1. soy educadora de diferencial, me enseñaron a ver las diferencias , aceptarlas respetarlas. Pero la educación en Chile lo que menos hace es eso, todos los niños y jóvenes son una masa, todos tienen que ser iguales.Veo con tristeza una apatía, falta de cariño, respeto , empatía en las aulas.Cambiemos la forma de hacer escuela, preparemos a nuestros alumnos para la vida, para ser mejores personas……

  2. Soy Oscar Aguilar de Ecuador, comparto plenamente los cuestionamientos a la educación bancaria que rige en un altísimo porcentaje a nuestra educación. También comparto sus búsquedas a partir de esa fuente inagotable en la perspectiva de una educación emancipadora, la, que plantea el gran maestro Paulo Freire

    Adelante querida gente que una educación y una sociedad nueva; se siente, se espera, se piensa,, se construye…

    Oscar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s