El cáncer es curable: la miseria humana no

Tomado de Patria Grande
Autor: María Alejandra Díaz

20121212-175233.jpgEl cáncer es curable: la miseria humana no

Este título lo copio de un tweet cuyo autor es el Ministro Ernesto Villegas; éste nos sorprendió en medio de la elaboración de las hallacas el sábado en la noche, durante la alocución del mensaje del presidente Chávez y las distintas y miserables reacciones opositoras. Una profunda tristeza me invadió y paralizó momentáneamente. Los que hemos tenido enfermos de cáncer sabemos lo que significa para la familia y para el propio enfermo el peso de este padecimiento. Y Chávez no sólo le ha tocado superar este trance terrible sobre sí mismo incluso, sino que además debe lidiar –él y su familia- con los deseos insanos de una oposición loca y desquiciada.

Desgraciadamente, no me sorprende en lo más mínimo la actitud asumida por un sector de la oposición. El odio ha hecho merma en sus almas y los ha convertido en desechos humanos. Sin embargo, a pesar del dolor y la rabia —¿por qué a Chávez Dios?!!!— las palabras del comandante Chávez el sábado en la noche nos obligan a la reflexión y a la unión revolucionaria en torno al proyecto de país que estamos construyendo. A pesar del desánimo que nos embarga por la salud del presidente, y por sobre esta coyuntura debemos elevarnos como pueblo y seguir luchando para que cada día, el proyecto de país y de Estado social de derecho y de justicia se consolide; y para ello debemos apoyar irrestrictamente las opciones políticas que Chávez propone, quienes además deberían en un hipotético y negado caso, ser electos con nuestro voto. Pero así como debemos convocarnos para esta tarea, debemos EXIGIRLES que sean ante todo, personas con densidad moral y ética, como lo es Chávez.

Debemos convertirnos en millones de Chávez para garantizarle al presidente que su sacrificio personal no ha sido en vano. Entendemos que el peso de enfrentar un sistema mundial y a los poderes fácticos que están detrás como el titiritero manejando los hilos, ha hecho mucho daño sobre su salud y su vida personal.

Es necesario por tanto, para afrontar los retos que nos impone esta crisis, que los políticos designados cuenten con una gran capacidad de escuchar su interior y de compartir experiencias de profunda e intensa concentración personal, así como una elevada espiritualidad humana, profundamente humanista, como base de otra política.

Un político con una rica vida interior podrá servir mejor a los fines de lo público. Los políticos que hablan con el corazón –que dicen la verdad, más allá de lo dura que ésta pueda ser- serán los líderes del mundo problemático que nos rodea. Este es el reto que debe superar cualquier político que aspire calzar los zapatos de Chávez. Deben éstos aspirantes, acudir a los valores, a las virtudes, a la moral y la ética como norte de sus decisiones, una buena conducta en la vida para con el ejemplo, garantizar un buen gobierno basado en la caridad, la justicia, el respeto y la garantía absoluta de la consolidación del proyecto de país plasmado en la Constitución Nacional.

Estos valores: patriotismo, vocación pública, trabajo, ayuda al prójimo, honestidad, disciplina y sencillez, obligatoriamente deben cimentar un liderazgo que permita continuar con la conexión espiritual profunda con el pueblo venezolano y el proyecto de país que soñamos.

Asumir definitivamente, esta nueva forma de hacer política, mediante la creación extraordinaria de un nuevo lenguaje, con más profundidad y espiritualidad; donde declaren a los cuatro vientos que resulta decisivo volver a las palabras, a esas que nacen de las ideas y de la filosofía, porque sin ellas, la ideología estaría muerta. Para ello debemos colectivamente crear un profundo sentido del deber más allá de lo material.

En el caso de la oposición y sus deseos profundos de que Chávez desaparezca, —pues creen que con ello los chavistas desapare-rían también— les ha nublado el corazón y les ha ennegrecido el alma. Desearle la muerte a un adversario político del tamaño moral de Chávez los hace enanos morales. Y para recuperarse de este enanismo moral y político deben volver a los fundamentos éticos y morales que constituyeron hace ya 2500 años atrás el debate de lo humano y de lo colectivo. Necesitarían volver a leer a Séneca, Confucio y a Platón, es decir, volver hacia atrás para ir hacia delante y así comprender la conexión entre la política y la ética.

Necesitarían dejar de verse como superiores para vernos como iguales, ponerse la mano en el corazón y entender que no es necesario desearle la muerte al otro como única salida a una situación conflictiva –eso es fascismo y la base fundamental del totalitarismo—. Lamentablemente, sinceramente creo que para un sector de la oposición esto ya no es posible, pues su propio orgullo, vanidad y desprecio por los que tienen menos que ellos —a lo material me refiero—les ha carcomido la humanidad y es esa ausencia de sentido y profundidad de muchas de sus prácticas y sus pensamientos las que parecen nublarles el corazón y la razón y convertirlos en incapaces para comprender la complejidad y el vacío que provoca una política sin espíritu.

A Chávez —con el corazón en la mano y fe en su sanación-— le digo como dice el mensaje que ayer una gran amiga me envió:

“Si emergiste de las ruinas de un pueblo defraudado, con tu “por ahora”, tus ojos afligidos henchidos de luz nueva y tu rostro de pueblo arrecho.

Si te has montado en la espalda la esperanza vieja del pueblo de Bolívar, de los niños sin cupos en las escuelas, de los enfermos sin hospitales, de los campesinos sin tierra, de los obreros sin respeto, sin pan, de las abuelas con quimeras rotas, de la rebeldía joven asesinada, de los padres desahuciados de miseria, de las madres de muerte, de las mujeres maltratadas, de los negros excluidos, de los indígenas marginados, de los estudiantes sin cupo y sin libros, del sigilo de la insurrección, de la utopía de un mundo mejor.

Si eres tú quien sueña cuando soñar despierto está prohibido, recordar el pasado cuando incomoda el presente de los buitres.

Si imaginas un mundo distinto al capitalismo, si crees que los pueblos somos los mismos en cualquier parte del planeta. Si eres pobre, si eres pueblo, si eres alba, si eres vida, si eres poesía, si eres la noche, si eres día, si eres mujer, si eres hombre: como no enfermarme cuando te enfermas, como no llorar cuando lloras, como no indignarme con tú indignación, como no hacer la Revolución mientras te espero, como no esperar tu cercano regreso, como no creer que te recuperarás pronto, como no abrazarte con muchos brazos, como no gritarle al viento del Valle de Caracas: Fuerza Chávez!!!!, aquí te espero rodilla en tierra venezolana y seguimos pa’lante mi Comandante!!!!”

Amor con amor se paga: el cáncer es curable pero la miseria humana no.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s