54 años del triunfo de la revolución

Tomado de: http://www.planetabocajuniors.com.ar
Por Noel Manzanares Blanco

Seguir adelante, incrementando cada vez más y de acuerdo con nuestros esfuerzos respectivos, el Patriotismo y el Internacionalismo del pueblo cubano: ¡Es así cómo diariamente debemos honrar a nuestro Héroes y Mártires!

20121230-200606.jpg
“Otros hagan, y en otra ocasión, la cuenta de los yerros, que nunca será tanta como la de las grandezas”, son unas palabras de José Martí, nuestro Héroe Nacional, que quizás reflejen, como ningunas distintas, la imperfección de la Patria Cubana: como el Sol, quema; pero sobre todo, nos proporciona luz.

Así, expreso mi regocijo al calor de los festejos por los primeros 54 años de uno de los acontecimientos más trascendentales de la Historia de América Latina y el Caribe. Seré lo más breve que pueda —y reiteraré aquellas ideas que considero coordenadas claves del glorioso suceso.

Sin el menor asomo de duda, ante todo significo que la Revolución Cubana ha llegado hasta aquí por el hecho de que con el Gran Enero de 1959 tuvo lugar la asunción del Poder Político por el pueblo liderado por su Comandante en Jefe, Fidel Castro, condición sine qua non para la auténtica transformación cualitativa que necesitaba la sociedad cubana de ayer, y también para la continuidad en ascenso del proceso revolucionario de hoy y de mañana.

Justamente, emergió una democracia de nuevo tipo, y con ella alcanzaba cuerpo concreto la máxima del Ilustrado de Norteamérica, Abraham Lincoln, según la cual democracia es el poder del pueblo, por el pueblo y para el pueblo; además de comenzar a privilegiarse el pensamiento del Maestro Martí sobre el culto a la dignidad plena de la persona.

Igualmente, debo decir que la Revolución Cubana ha llegado hasta aquí, después del asalto al cielo, por el hecho de haber comenzado toda una obra económico-social concretada en que los campesinos pasaron a ser dueños de las tierras que trabajaban; los obreros se convirtieron en propietarios de las fábricas; e institucionalmente, desapareció la discriminación por concepto de raza, sexo, edad… —si bien estamos lejos, muy lejos de haber conquistado todo lo humanamente posible.

Súmele a lo anterior que la industrialización dijo presente en el Occidente, Centro y Oriente del país; la educación, la salud, la cultura, la ciencia, el deporte pasaron a patrimonio de cubanas y cubanos… A pesar de pesares, en Cuba disfrutamos de bondades que ni siquiera son sueños para la inmensa mayoría de los habitantes del planeta Tierra.

Otro aspecto que ha determinado que la Revolución Cubana haya llegado a esta altura, reside en la cada vez más estrecha vinculación con las masas de la vanguardia ideo-política devenida Partido Comunista de Cuba (PCC). La Historia registra cómo las medidas implementadas tras el Gran Enero, se hicieron en consulta y con la decisiva participación del pueblo, incluyendo su propia defensa. Ahí está la 1ra Ley de Reforma Agraria; ahí está Playa Girón; ahí está la Crisis de Octubre…

Más recientemente, aparece el proceso de debate que antecedió al 6to. Congreso del PCC: me refiero a lo sobrevenido Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución; al tiempo que en la perspectiva cercana se halla que los trabajadores cubanos iniciarán en febrero de 2013 la discusión del anteproyecto de ley del nuevo Código de Trabajo, el cual contempla las transformaciones económicas y sociales que vive Cuba.

Tampoco debo pasar inadvertido, en un momento como este, que constituye basamento de la Revolución Cubana el conjunto de conceptos básicos que históricamente han constituido guía del quehacer cotidiano, tales como: ninguna persona quede abandonada a su serte; no hay problemas sin solución, sino que hay que buscar alternativas; la necesidad de precisar todos los detalle; la elevada implicación y compromiso de los dirigentes y los trabajadores; la crítica oportuna; la prioridad de los intereses del país por encima de burocracia, ansias protagonistas y celos institucionales…

Especialmente, para la configuración presente y futura del Socialismo en la Mayor de las Antillas deviene pilar el concepto de Revolución formulado por el compañero Fidel el 1ro de mayo del 2000, en cuyas primeras tesis se encuentra: “Revolución es sentido del momento histórico; es cambiar todo lo que debe ser cambiado”.

En este contexto, evoco otra vez al Apóstol de nuestra Libertad e Independencia, José Martí, particularmente sus palabras pronunciadas en época turbulenta como la que nos ha tocado a nosotros vivir en estos tiempos: “Un error en Cuba, es un error en América, es un error en la humanidad moderna. ¡Quien se levanta hoy con Cuba, se levanta para todos los tiempos!”.

Nos corresponde, pues, seguir adelante, incrementando cada vez más y de acuerdo con nuestros esfuerzos respectivos, el Patriotismo y el Internacionalismo que edificamos: ¡Es así cómo diariamente debemos honrar a nuestro Héroes y Mártires, quienes posibilitaron llegar a estos primeros 54 años de Gloriosa Revolución Cubana!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s