LA HISTORIA DEL GAP (Extracto)

Tomado de Revista Análisis Junio 1987
Por María Eugenia Camus

.. “Ellos son un Grupo de Amigos Personales que me acompañan a to­das partes y están dispuestos a pro­tegerme a costa de sus propias vidas, si algún peligro me acechara” (Salva­dor Allende. marzo de 1971).

20130418-044904.jpgFue el propio Presidente de la República quien -sin querer­lo – bautizó con la sigla de GAP a ese equipo de hombres que se convirtió casi en Ieyenda. Desde mediados de su campaña electoral, que lo llevó a ocupar la primera magistratura de la nación el 4 de septiembre de 1970, el GAP acompañó y tuvo como principal y única tarea durante los mil días de su gobierno de velar por su vida.

El dispositivo de seguridad presidencial -por el que pasaron unos 120 hombres, todos jovenes militantes del Partido Socialista y del MIR – fue tema recurrente de la prensa opositora a Allende y sirvió para llenar paginas, grandes titulares o acusadoras fotos de la vida “delictual” a diarios y revistas. Despues del golpe militar, la revista “Vea” publicó un reportaje sobre la historia de delitos del GAP , el que acompanó con numerosas fotografías que intentaban demostrar la veracidad de las acusaciones. La prensa intemacional en esos dias recibía y recogía radiofotos enviadas por sus corresponsales en Chile de lo que habia sido el combate en La Moneda. En la mayoría de ellas, junto a Allende aparecían estos hombres civiles y jovenes que cumplieron con su misión hasta el último minuto ~ defender la vida del “compañero Allende”.
ANALISIS recogió eI testimonio de uno de los sobrevivientes del GAP, para intentar responder a muchas interrogan­tes sobre quienes eran estos hombres que fueron caratulados en la época y después del golpe militar como “grupo armado extremista”, por lo cual alguno de ellos fueron fusilados sumariamente a partir del mismo 11 de septiembre.

.,A cliferencia de lo que son hoy día los servicios de seguridad, cuyo objetivo es la destruccion, nuestra misión era la de protección de un hombre que encarnaba las esperanzas de un pueblo y que era eI único que garantizaba que ese proceso iniciado eI 4 de sepriembre siguiera adelante. Nuestro único delito fue dejar de pensar en nosotros como individuos, y estar dispuestos a dar la vida por Allende”, dijo Eugenio Cáceres, “chapa” utilizada por el ex integrante del GAP.

20130418-052013.jpg
“HAY QUE CUIDAR AL CHICHO”

En su libro “Un cuarto de siglo con Allende”, Osvaldo Puccio, su ex secreta­rio privado reseña lo que fue el nacimiento del GAP, cuando aún estaba en pleno apogeo la campaña electoral y la Izquierda veía con preocupación la actitud asumida especialmente por la Derecha, que temía un triunfo del candidato de la UP. En una de Ias con­centraciones, la masa quiso acercarse al, candidato, el que se vio en serios apuros para continuar hacia eI escenario ublcado en la Avenida Bulnes. Puccio, Eduardo “Coco” Paredes y Rodolfo Ortega, amigos de Allende, asustados porque la multitud en su fervor podia aplastar al futuro Presidente, discutieron y decidie­ron en ese momento que era necesario pensar en un equipo de protección, con gente de absoluta confianza. pero que tuviera preparación. “Encontramos al compañero Fernando Gomez, militante del Partido Sociallsta, quien empezó a acompañar al doctor a pesar de que a este no Ie gustó”, cuenta Puccio.

Tambien se dieron cuenta de que era necesario vigilar los autos que se utilizaban cuando estos permanecian
estacionados, pues se corría el riesgo de que sufrieran sabotajes. Los vehículos eran todos de los propios amigos de Allende que los facilitaban para la campaña. A medida que avanzaba la campaña y que el triunfo era mas evidente, Puccio, Paredes y Ortega tomaron conciencia de que, “para cuidar al Chicho” se requería de más hombres, ya que a esas alturas Gomez trabajaba en permanente tensión unas 18 horas. “Me informé, cuenta Puccio. que habia un hombre que era miembro de las fuerzas especiales del Ejercito que habia sido dado de baja. Conversando con ese joven me di cuenta que tenia una sólida preparación política y una extraordinaria preparacion militar, se trataba del ex oficial Mario Melo, militante del MIR, quien comenzó a trabajar desde ese momento como escolta de Allende.

A esta “tropa” de dos personas, mas los “amigos del doctor” se sumó Enrique Huena, tambien socialista, y cinco hombres mas que puso eI MIR a disposicion de Allende el mismo dla 4 de septIembre,después de una conversación telefónica entre Miguel Ennquez, secre­tario general de esa organización, y el propio Puccio. Enriquez estirnaba que la vida de Allende corría peligro, pues suponía que la Derecha evitaría su triunfo y se hacia prioritario defender su vida.

Max Joel Marambio (“Ariel Fonta­narosa”), Mario Superby, Humberto Sotomayor, Sergio Perez Molina, Arnoldo Ríos. todos miembros del MIR. llegaron a la casa de Allende ubicada en Guardia Vieja a las 10 de la mañana. “Pero sólo pudieron entrar en funciones a las tres de la tarde. No tenian ropa apropiada, eran hombres que habían trabajado semiocultos en las poblaciones (…) EI día de la elección, Allende no podía aparecer con “personas desarrapa­das” cuenta Puccio. En medio del nerviosismo de ese día, hubo también que preocuparse de comprarles ropa.

“Pero el GAP como tal nació como consecuencia del atentado a Schneider. Este becho mostro cuales eran las intenciones de la Derecha y la necesidad real de que la tarea de proteger al Chicho pasaba a ser prioritaria para quienes querlamos que continuara el proceso. EI primer acto público donde el Chicho apareció como Presidente electo, el funeral de Schneider, fue la primera tarea importante del GAP en tanto tal. En ese momenta el jefe del dispositivo ya era Max Mararnbio y se comenzaba a trabajar en lo que debía ser su organización”, cuenta Cáceres.

EL “CUARTEL” DE TOMAS MORO

Antes del 4 de septiembre, eI Partido Socialista puso a disposición del dispositivo de seguridad a un importante número de sus militantes.

Los requisitos para la selección de ellos eran la confianza política y la preparación que estos tuvieran en autodefensa y su disposición a dar la vida por Allende.

Allí se incorporaron al GAP Domingo Bartolome Blanco, “Bruno”, (quien a partir del año 72 asumio la Jefatura, cuando eI MlR retiró a su gente) y Jaime Sotelo Barrera, “Carlos Alamos”, junto a otros mllitantes provenlentes de la seccional Pudahuel del PS.

A partir del 4 de noviembre, eI GAP comenzó organizarse internamente, de acuerdo a las diferentes tareas que se debfan asumir. Sus integrantes, en su mayoda jóvenes estudiantes universitarios y pobladores, aceptaron vivir desde ese momento una disciplina rígida que significó muchas veees guardias de 48 horas, dejar en segundo plano su vida privada (muchos eran casado y con hijo ) y estar alertas las 24 horas del día en su misión central: proteger la vida del Presidente.

El GAP tuvo diversos equipos de trabajo con tareas “compartimentadas”, cuenta Cáceres. Un grupo era la escolta presidencial, y su misión era rodear con anillos de protección a Allende en cada una de sus salidas. Otro grupo, a cargo de “Bruno” (en un primer momento), era eI que se encargaba de planificar las salidas del Presidente, el camino que recorrerían y los autos en que viajarían. Existía un tercer equipo que era de seguridad y estaba a cargo de Juan Jose Montiglio, “Anibal”. Era uno de los mas numerosos y estaba a cargo del resguardo de las casas oficiales. sitios y lugares que frecuentara el Presidente. También habrá otro equipo de servicios, que se encargaba del abastecimiento del GAP; y finalmente uno de Informacio­nes, que estaba a cargo del jefe del GAP por su importancia y que tenia como finalidad recolectar antecedentes sobre supuestos atentados contra Allende. Estaban, ademas, en .permanente contacto con Carabineros e Investigaciones.

‘La gente que permanecía de guardia vivla en Tomas Moro. Cuando uno estaba de ‘franco’ debla estar igual comunicado con sus respeccivos jefes. Y esto se hacla con una llamada telefónica. También debfamos estar atentos a la radio por si ocurria cualquier hecho que requinera de nuestra presencia alli.. No teníamos ni busca-personas, ni walkie­ talkie, ni tampoco había una radio en Tomas Moro. Todos esos implementos sofisticados, a lo “James Bond”, sobre todo para esa época eran caros, de fabricación norteamericana, no había presupuesto para eso”, cuenta Cáceres. Los miembros del GAP recibian una asignación para sus gastos pero su alimentación y vestuario (corrian por cuenta del ítem de gasto de representa­ción de la Presidencia. “Esto no era mucho, y Allende nunca pudo obtener que el Congreso aprobara un proyecto de ley a través del cual legalizar su dispositivo, lo que hubiera permitido tener un presupuesto. Todos los compañeros que trabajaban en el GAP. eran miembros de sus partidos y cumplían una actividad profesional. No tenían una vida lujosa ni se la pasaban en farras, ni tampoco eran de ‘segunda clase’ para el Chicho. como se dijo entonces y después. Era una tarea partidaria que cumplíamos con gusto y conscientes de su importancia”, acota Caceres.

Quienes permanecian de tumo, vivían en una edificación especial en Tomás Moro. EI resto lo hacía en sus casas Todos utilizaban rntemamente una “chapa”,pero en su vida”civil” tenían su documentación en regia. Ninguno era ilegal.

20130421-051506.jpg
COMBATE DE LA MONEDA

20130421-053319.jpg El 11 de septiembre de 1973. a las
siete y media de la mañana, Allende y su escolta salieron desde Tomas Moro a La Moneda. Fue la última vez que los FIAT 125 hicieron como todos esos mil días su veloz recorrido. Con Allende viajaban Jaime Sotelo, Julio Tapia Martinez, Oscar Enrique Balladares Carocca; Juan Jose Montiglio, Segundo Ramos Gonza­lez, Enrique Balladares Quiroz, Eduardo Ojeda, Wagner Erick Salinas Muñoz, José Freire Medina, el doctor Ricardo Pincheira, Antonio Aguirre Vasquez, Carlos Arenas Nilo; Cesar Vargas Morales, Luis Araya Araya, Alejandro Moraga, Manuel Mercado, Oscar Reinaldo Lago Ríos, Oscar RamIrez Barría y Jorge Osvaldo Orrego Gonzalez. Todos entraron a La Moneda sin dificultades. La guardia de palacio seguía siendo fiel al Presidente. En La Moneda se integraron aI grupo de seguridad siete detectives, más los amigos y funcionarios de Gobierno que llegaron al lugar una vez conocida la noticia de la sublevación militar.

Los integrantes del GAP tomaron sus puestos. Desde siempre de había previsto que un echo así podía suceder. Especialmente en los últimos meses. La defensa de la Moneda estaba planificada, y la decisión del GAP tomada. Todos permanecían allí junto a su jefe Salvador Allende.
Las tareas de control de quienes llegaban. de disposición y ubicación para enfrentar eI anunciado bombardeo, se hicieron sin necesidad de reunión ni órdenes ni contraórdenes. Jaime Sotelo y Manuel Mercado estuvieron permanen­temente al lado de Allende. En ningún momento hubo deserciones o síntomas de que alguno quisiera abandonar su puesto. La Moneda fue bombardeada y a pesar del humo y del incendio se continuó defendiendo. En una de las ventanas de Morande y Moneda, un joven de 20 años disparaba una ametralladora punto 30. El arma formaba parte del arsenal de la casa militar para la defensa del palacio. Antonio Aguirre Vasquez disparó hasta que no pudo seguir. Recibió ocho balazos y fue trasladado herido a la posta. desde alii su rastro se perdió para siempre. Su imagen recorrió el mundo a través de una foto que lo mostraba con un mechón de pelo rubio sobre la frente. cumpliendo el rol que se Ie había asignado desde que entro al GAP.
Con Allende murieron Manuel Mer­cado y Alejandro Morales. Sus cuerpos no fueron entregados. EI resto del GAP permaneció con vida y fue detenido por los militares que entraron detras del general Palacios. Junto a ellos fueron aprehendidos también los siete detectives que formaban parte de la guardia. De ello dio testimonio en México Juan Angel Seoane, inspector de investigaciones que se desempeñaba en la Presidencia. El ex funcionario policial contó que fueron conducidos desde La Moneda con las manos en alto y divididos en grupos, los que posterior­mente fueron reunidos en el regimiento Tacna. Fueron identificados por personal civil y militar, Y posteriormente conduci­dos a las caballerizas. “Durante todo lo que quedaba del 11 y la noche nos estuvieron preparando para fusilarnos. Nos acusaban de ser comunistas y nos decían que !bamos a. morir, pues los hablamos querido matar a ellos”. dice en un testimonio publicado en Mexico en 1977. Agrega que muchos fueron golpeados duramente hasta dejarlos casi muenos. Posteriormente, fueron sacados todos. salvo Seoane. en un camión, el día 13. EI carnión volvió solo con los conscriptos que los cuidaban. “Uno de ellos se atrevió a hablarme y me dijo: ‘De buena se salvó usted’. Me contó que todos hablan sido fusilados en Pel­dehue”, señala el testimonio.
Domingo Blanco. el jefe del GAP, no alcanzó a lIegar a La Moneda. El no bajó con Allende, quedándose dos horas más en Tomás Moro para verificar el resto de las tareas y planificar la defensa. A las nueve y media se dirigió hasta Morande, con 12 personas en un auto y una camioneta. Al !legar, estacionaron los vehlculos en eI garaje presidencial. En ese momento venia llegando un grupo de carabineros. que acababa de pasarse al bando golpista. AI reconocer a Blanco, procedieron a detenerlo de inmediato y conducirlo junto al resto a los sótanos de la Intendencia. Desde alll, “Bruno” escuchó el bombardeo y el tIroteo contra La Moneda. Una vez finalizado todo, se les conminó a salir con las manos en alto y fueron conducidos a la cárcel. EI dia 14 se reencontró con sus companeros. Iban en eI camión que venIa desde eI Tacna. golpeados y amarrados con alambres. Fue fusilado ese mismo día, los miembros del GAP cumplieron con la promesa que se hacía al entrar, dar su vida por el compañero Presidente, era un compromiso asumido con todas sus consecuencias.

20130421-071231.jpg

20130421-071306.jpg

20130421-071337.jpg

Twitter https://mobile.twitter.com/verde_olivo

Anuncios

5 thoughts on “LA HISTORIA DEL GAP (Extracto)

    • Y el jefe de Seguridad de Allende (Max Marambio), en vez de estar al lado de el, se refugiò en la embajada de Cuba, el desgraciado esta claro, que siempre fue doble agente, reclutado por la inteligencia cubana, despues escapò a Cuba, luego se convirtiò en una de las manos derecha de Fidel, amasando una gran fortuna, haciendo negocios con empresas estatales y de turismo de la Isla, todo un capitalista, es decir un Socialista Burgués

  1. El desarmado pueblo espero la orden que se había prometido llegaría ,la disciplina fue tal vez en este caso un error.Tres veces salio mi padre del interior de la refinería de petroleo de Con Con para recibir la orden que no llego jamas.Pagaron con su vida en el Lebu su lealtad. Por supuesto del mismo modo que no olvidamos a los masacrados en la escuela Santa Maria de Iquique, nadie olvidara a estos heroes y aprendimos la lección, sin dudas aprendimos la lección .

    • Claro está que un tip@ cómo tu capaz de garabatear estos comentarios jamás será capaz de escribir su verdadero nombre y menos entender la lealtad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s