15 de agosto de 1965

    La militancia revolucionaria era una opción de vida, identificada con el curso de la historia y con sus exigencias. Hoy cuando la historia plantea nuevos desafíos a los pueblos un homenaje al MIR se hace necesario.

20130817-224158.jpg

En la década de los sesenta todo lo que ocurría en el mundo y en En la década de los sesenta todo lo que ocurría en el mundo y en América Latina, convencía a cada vez un número creciente de jóvenes, trabajadores, campesinos y mujeres que el único destino posible era la victoria y el socialismo.
Tras esa victoria alcanzable y cercana, eran muchos los que caminaban y luchaban. Las pulsiones y latidos de los pueblos indicaban que la sociedad justa sería obra de todos. Desde las industrias y los campos, colegios y universidades, el arte y la cultura marchaban: Pedro, María, Juan, Marx, Engels, El Ché, Fidel, Víctor Jara, John Lennon, Violeta Parra y Chico Buarque, las guerrillas, García Márquez, Cortazar, Bolivar, Artigas, Guillén, Manuel Rodríguez, los Carrera, miles y miles.

En 1965, en agosto, un día 15, nace el Movimiento de Izquierda Revolucionaria, MIR, para sumarse a la marcha, que otros habían iniciado en tiempos pasados. En tiempos del gobierno popular de Salvador Allende, la experiencia mirista se constituye hito ineludible a la hora de analizar la historia y descubrir claves y desafíos ante un periodo inédito.

Luego vinieron los golpes militares y las dictaduras, y en la lucha por resistirlas se entrelazaron y hermanaron nuevas generaciones, que entregaron toda la capacidad humana que se puede albergar para dar lo mejor de sí. Todas y todos querían vivir para la revolución, aquella que haría realidad el pan, el trabajo, la justicia y la libertad.

La militancia revolucionaria era una opción de vida, identificada con el curso de la historia y con sus exigencias. Hoy cuando la historia plantea nuevos desafíos a los pueblos un homenaje al MIR se hace necesario. No por nostalgia. Sino que para aprehender la historia de esa organización revolucionaria, desentrañar sus aportes y errores, y descubrir que los nuevos ciclos de lucha no parten de cero, y que los pueblos guardan en su memoria las experiencias del pasado.

Tomado de http://www.memoriamir.cl

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s