Se cumplen 44 años de la muerte del gran líder de Vietnam

Ho Chi Minh demostró que de la formación política y militar del pueblo depende la soberanía de un país

Roso Grimau, presidente de la casa de amistad con la tierra del guía revolucionario, recordó que este creó una invencible alianza de todos los frentes de lucha anticolonial

20130904-024902.jpgHo Chi Minh fue el máximo dirigente de un pueblo que, pese a estar en total desventaja ante sus agresores, venció a los ejércitos colonialistas de Japón, Francia y Estados Unidos. Durante 35 años esas fuerzas hostiles “mantuvieron en sucesivo asedio, mediante la invasión y la guerra a Vietnam, pero bajo la conducción política y militar de este líder”, las y los vietnamitas las hicieron retroceder y las expulsaron de su territorio.

Así lo manifestó el presidente de la Casa de Amistad con la República Socialista de Vietnam, Roso Grimau, con motivo de los 44 años del fallecimiento del “Tío Ho”, que acaeció un 3 de septiembre en 1969.

“Con su experiencia, Ho Chi Minh demostró que es una necesidad la formación política y militar del pueblo para la defensa de la libertad y la soberanía de la nación”
, destacó, y agregó que fue un líder con clara conciencia de la importancia que tenía “la preparación para la lucha contra cualquier designio hegemónico extranjero que pretenda imponer por la fuerza la dominación y el saqueo de sus recursos”.

Del legado del guía de la revolución vietnamita, Grimau destacó su dimensión ética: “Teniendo todo el poder de la conducción del país en sus manos, con su ejemplo de vida elevó la revolución socialista en Vietnam al punto más alto de la ética revolucionaria, sin dejar fortunas ni bienes de ningún tipo el día de su sentida siembra”.

“El Tío Ho es una de las pocas personas que pudo mantener el perfecto equilibrio entre la grandeza de sus obras y la humildad de su estilo de vida, sin que las tentaciones del poder le hicieran perder su propósito de entregar toda su vida al desarrollo de la Nación para obtener la mayor suma de prosperidad, paz y felicidad para su pueblo, que hoy continúa la misma senda ética trazada por él”, enfatizó. Y puso de relieve que fue “el máximo líder popular de Vietnam, y al mismo tiempo Presidente de la República y del Partido Comunista”.

-¿Qué consecuencias tuvieron sus acciones políticas y militares?

-Su mayor aporte para los pueblos del mundo fue, sin lugar a dudas, el ejemplo de la edificación de un partido apegado totalmente a la ideología marxista leninista y a la ética revolucionaria, sin el cual no hubieran sido posibles todas las victorias cosechadas en el ámbito militar. Eso fue tan importante como su gran conocimiento en el arte de la guerra revolucionaria, que combinado con su ideología comunista le permitió desarrollar una completa estrategia militar”

Además, señaló Grimau, “construyó la alianza unitaria de todos los frentes de lucha anticolonial en un solo ejército guerrillero que obtuvo las más grandes victorias de la historia militar contemporánea”.

QUIÉN FUE HO CHI MINH

El presidente de la Casa de Amistad con la República Socialista de Vietnam contó que Ho Chi Minh, nació en 1890 y su verdadero nombre era Nguyen Sinh Cung. “Era hijo de un médico naturalista anticolonialista de una aldea del norte de Vietnam. A los 22 años emigró a Europa en un barco francés donde entró a servir de mozo”.

En sus años en metrópolis europeas como Londres, París y Moscú “consolidó una sólida formación marxista, conoció a varios líderes comunistas de los cinco continentes. Se adhirió a la Internacional Comunista y llegó a ser su representante ante las organizaciones de Asia adscritas a esta corriente política” relató.

En China formó una escuela militar donde se enseñaba a las y los comunistas “el arte de la guerra revolucionaria. Ese trabajo clandestino lo obligó a usar diferentes nombres. Participó en diversos intentos de procesos revolucionarios en Birmania, China y Siam, lo que le costó en muchas oportunidades sufrir persecuciones, prisión y torturas” agregó.

-¿En qué contexto histórico se desarrolló su vida?

-La vida de Ho Chi Minh transcurre durante el comienzo del desarrollo del capitalismo, cuando aún la transición del feudalismo en decadencia se imponía en gran parte de los países con poco desarrollo. Se enmarca también en las grandes crisis capitalistas que enfrentaron a las más poderosas potencias por el control de los mercados internacionales, desencadenando la Primera y Segunda Guerra Mundial.

“Eran épocas de cambios revolucionarios, y el movimiento obrero mundial se organizaba para salir de las condiciones de explotación capitalista. También eran tiempos del resurgimiento y auge de la teoría marxista, con la que se sentaban las bases de la ideológica socialista y surgía el movimiento comunista internacional”, agregó.

Para dar una idea del vínculo de Ho Chi Minh con su tiempo, Grimau contó que “vivió como experiencia propia, para aceramiento de sus convicciones, la toma del poder en Rusia dirigida por Vladimir Ilich Lénin, donde los consejos de obreros, campesinos y soldados, y el funcionamiento de un poderoso gobierno de las fuerzas del socialismo pusieron en evidencia lo acertado de los postulados de la teoría marxista-leninista”.

EL PUEBLO VICTORIOSO

“En 1930 Ho Chi Minh fundó en Hong Kong el Partido Comunista de Vietnam. Un año después, regresó a su país y fundó el Frente para la Liberación de Vietnam conocido como el Viet Minh”, detalló Grimua. En ese momento, agregó, “creó un ejército guerrillero que fue dirigido por uno de los más prestigiosos generales revolucionarios del mundo: el General Vo Nguyen Giap, que se mantuvo en servicio desde los 15 hasta los 70 años, y aún vive; hoy tiene 102 años de edad”.

El Viet Minh derrotó y expulsó a las tropas coloniales japonesas, en 1945 y declaró la independencia de la República Democrática de Vietnam, en un momento en el que Francia también trataba de tomar control de todo el territorio. En 1946, el ejército de Francia volvió a ocupar Vietnam, “pero también fue derrotado por el pueblo y el ejército vietnamita en 1954”, aunque el país quedó dividido en dos: Norte y Sur.

Ese hecho no marcó el fin de la guerra, pues aún faltaba la dura pelea contra Estados Unidos, que en 1955 “urdió un supuesto ataque de Vietnam del Norte a uno de sus buques, como pretexto para comenzar una cruel guerra no declarada que duró 20 años”.

“No obstante ser la primera potencia económica y militar, y aunque lanzó contra el pueblo vietnamita más bombas que las utilizadas durante la Segunda Guerra Mundial, además de experimentar todo tipo de armas químicas como el Napalm y lanzar cien mil toneladas del exfoliante conocido como Agente Naranja, Estados Unidos no pudo con la guerra del todo el pueblo ideada por Ho Chi Minh”,

“El Tío Hó, no pudo ver en vida la victoria final, cuando su pueblo y su ejército revolucionario, bajo la acertada conducción del General Vo Nguyen Giap propinaron la más deshonrosa derrota que jamás ha sufrido Estados Unidos hasta el día de hoy”.

“El ejercito norteamericano tuvo que huir despavorido al tomar los revolucionarios vietnamitas la capital de Vietnam del Sur en 1975, los tanques de esta gran victoria popular llevaban una bellísima pancarta al entrar a Saigón: “Tú siempre marchas con nosotros, Tío Hó”.

“La consecuencia final de dichas acciones fue la reunificación de Vietnam bajo un solo gobierno socialista, y la declaración de la República Socialista de Vietnam el 2 de julio de 1976”, concluyó Grimau.

Tomado de: http://www.correodelorinoco.gob.ve
T/ Mercedes Aguilar
F/ Loel Henríquez/Agencias

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s