Carmela Jeria, la primera periodista obrera chilena

Recordemos este 8 de marzo a Carmela Jeria, la tipógrafa que fundó “La Alborada”, primer periódico de la prensa obrera chilena redactado por una mujer, en 1905. Entonces, ella estaba trabajando en la Litografía Gillet de Valparaíso. Este medio aparecía dos veces al mes y se difundía en varias ciudades.

Luis Emilio Recabarren dijo de ella: “Novel guerrillera porteña que se eleva como chispa eléctrica entre las multitudes: Carmela Jeria (…) empuña con su brazo de atleta el Hacha de la Luz para derribar montañas de sombras que entenebrecen la mente humana.”

En la editorial del primer número, Carmela Jeria comunica: “Nace a la vida periodística La Alborada, con el único y exclusivo objeto de defender a la clase proletaria y más en particular a las vejadas trabajadoras. Al fundar este periódico, no perseguimos otros ideales que trabajar con incansable y ardoroso tesón por el adelanto moral, material e intelectual de la mujer obrera y también por nuestros hermanos en sufrimientos”.

También señala: “Debe, pues, la mujer formar parte en la cruenta lucha entre el capital y el trabajo”.

La viñeta y propaganda de suscripción a la Alborada dice:
Única publicación dirijida y redactada por obreras, fundada en Valparaíso el 10 de Septiembre de 1905. Rogamos a los obreros i sociedad en jeneral, favorezcan este adalid que es debido al esfuerzo de la mujer proletaria”.

Carmela Jeria aboga por la lucha de la obrera junto al trabajador, en contra del capital, pero también reconoce los problemas de la opresión que sufre la mujer. Lucha así por su independencia económica y espiritual, ofreciendo “La Alborada” como una tribuna de denuncia. Los primeros números salen en la ciudad de Valparaíso, interrumpiéndose por unos breves meses, y son retomados en Santiago, aunque con una importante modificación: ahora aparece como una publicación feminista semanal.

Carmela es una propagandista de los derechos de los trabajadores y de la mujer, pero también le importa la educación, y rescatar a aquellas mujeres que luchaban por sus derechos, como Eloísa Zurita de Vergara, escritora y periodista, quien perteneció al Partido Democrático, fundadora de la primera organización femenina de Antofagasta.

En otro de sus artículos, Carmela impulsa a las obreras a participar del 1° de Mayo, recordando el martirio y heroísmo de “los proletarios de Chicago en pro de las 8 horas de trabajo, por cuanto actualmente una parte de la clase obrera de Chile está preocupada de obtener esta humana y necesaria garantía (…) -¡Que la celebración del presente 1° de Mayo sea el primer eslabón conquistado de la inmensa cadena con que nos tiene aherrojadas el Capital!”
Su conducta reflejaba una ruptura con un medio social y muchos prejuicios de su tiempo, hija de un conocido agente de policía e intelectual de la época, Mauricio Jeria, Carmela se destacó como dirigente obrera, periodista y oradora. Era miembro del Partido Democrático Doctrinario, vinculado con el anarquismo –en el cual militaba también Luis Emilio Recabarren—; fue delegada en el Congreso Obrero Social de 1905, y en 1906 fundó la sociedad periodística La Alborada, para promover el periódico y la educación de las trabajadoras.

En julio de 1906, Carmela escribió: “Cuando las hijas del pueblo se encuentren libres, por completo, de añejas preocupaciones, de torpes rutinas, entonces caminarán resueltas y serenas, protegidas por sus propias energías intelectuales, a conquistar aquellos derechos que hasta hoy han sido monopolio exclusivo del hombre” (La Alborada, 2ª quincena, julio 1906, p1).

En agosto de 1906, la publicación cambió su portada describiéndose como “publicación feminista”. Este periódico ya criticaba entonces la falta de interés de los dirigentes proletarios por la emancipación integral de las mujeres, y ponía en duda el que la lucha obrera automáticamente implicara la liberación de las mujeres, especialmente de la esfera doméstica.

Carmela consideraba que la educación femenina no debía limitarse a formar madres mejor preparadas, sino también debía ser una herramienta para luchar por los derechos laborales y la emancipación de las mujeres, ese era uno de los objetivos de su periódico: “presentar una hoja a la mujer proletaria, debido al esfuerzo de sus compañeras, para que medite y estudie, el mejor medio de llegar a un grado de verdadero adelanto” (La Alborada, 11 noviembre 1906, p 1).

Además de su rol como propagandista, Carmela Jeria luchó por la necesidad de la organización de la clase obrera, participando en innumerables congresos, estimulando la fundación de nuevas asociaciones y gremios. Promovió la solidaridad y la unidad activa del proletariado, apoyando las huelgas que se declaraban en ese momento.

En el año 1907, desde sus artículos en ”La Alborada”, Carmela luchó por formar una academia para las obreras, con el fin de estimular su estudio y desarrollo intelectual. Combatió el doble discurso de los hombres que hablan de libertad, pero no comprenden la necesidad de luchar por la emancipación de las mujeres: “Y digamos también a tanto luchador del mejoramiento social e intelectual del pueblo, que toda la libertad que anhelan, será siempre un fantasma mientras la mitad del género humano viva en humillante esclavitud.”

El 1° de mayo de 1907 Carmela pronunció un discurso ante cuarenta mil personas. Por esta participación y su creciente labor como dirigente y periodista obrera, fue despedida de su trabajo en la Litografía Gillet., perse a qur ya tenía una antigüedad de cinco años.

Al poco tiempo de fundar la sociedad periodística, “La Alborada” dejó de publicarse. Su último número apareció el 19 de mayo de 1907.

“La Alborada” impulsaría a Esther Valdés de Díaz para fundar el periódico “La Palanca”, de la Asociación de Costureras “Protección, Ahorro y Defensa”, en 1908. Años después, dirigió otra etapa de “La Alborada”, dando más importancia a los temas feministas que a los aspectos de clase.
En la primera edición de “La Palanca”, del año siguiente, se informó que Carmela Jeria sufrió “la destrucción del hogar, y una serie no interrumpida de desgracias”.

No se ha obtenido mayor información sobre esos atentados. Sólo se sabe que siguió firmando como corresponsal y poeta en los primeros números de “La Palanca”.

Bibliografía
Ana López: Lucha de género, lucha de clases. Carmela Jeria y los inicios del movimiento obrero feminista. Cuadernos de historia marxista. Serie Género. Año I, Nº 2, octubre 2008.
Blog “Pan y Rosas – Teresa Flores”. Esta agrupación se formó a partir del Encuentro Nacional de Mujeres del 2003, en la ciudad de Rosario, con militantes del Partido de Trabajadores Socialistas (PTS) y estudiantes y trabajadoras independientes, que participaron planteando la lucha por el derecho al aborto y los derechos de las mujeres trabajadoras.

Tomado de Virginia-Vidal.com
Por Virginia Vidal

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s