Ochenta y un olivos

Ingresar por la puerta principal de la USACH, es simplemente imposible…

IMG_0133.JPG
Ingresar por la puerta principal de la USACH, es simplemente imposible… Los buses de las FFEE de Carabineros, los “zorrillos”, las bombas lacrimógenas, los encapuchados, han convertido el campus universitario en una batalla campal de una tóxica e irrespirable atmósfera. Parecemos actores de una pretérita, realista y sarcástica película en blanco y negro. Un sentimiento de dolorosa ironía nos recorre enteros… Han transcurrido casi cuarenta y dos años y todavía lo que era nuestra amada Universidad -junto a ella, la educación chilena- están muy lejos de recuperar esa “conquistada dignidad”, arteramente arrebatada por la sangrienta dictadura militar.

El acceso obligado es por la Quinta Normal, a través de la Avenida Portales. Los vetustos edificios, otrora valiosa muestra de la arquitectura social, diseñados con toda la humanidad y el respeto a la clase trabajadora. Erguidos, invulnerables ante las inclemencias del clima, los años, la historia…
Sus despejados pasillos, las ventanas de los departamentos de los horrorizados pobladores, fueron utilizados como malditas e improvisadas barracas para, desde allí, obtener el demencial blanco perfecto, usados en contra de la desarmada y vulnerable comunidad de la UTE. Solo en las primeras horas de haber estallado el golpe de estado, asesinaron por la espalda a nuestro inolvidable fotógrafo y camarógrafo, Hugo Araya. A nuestra compañera, funcionaria del Departamento de Cine, Marta Vallejos Buchmann. De esta ruin y pavorosa manera casi le arrancan la vida a Marianela Vega, nuestra querida “Peca”.

La negra e interminable noche se apodera de la Universidad Técnica del Estado y de todas sus sedes a través de todo el país… Su historia -antes, bastión de la Reforma Universitaria, democracia y compromiso con los pobres- es, de aquí en adelante, escrita con la tinta sangre de los expulsados, torturados, prisioneros, asesinados y desaparecidos.

Hasta el día de hoy contabilizamos ochenta y un caídos entre estudiantes, académicos y funcionarios de la UTE de Santiago y provincias, que murieron luchando contra la tiranía fascista.

Hoy, jueves 25 de junio, en nuestra amada Universidad, llamada hoy Universidad de Santiago, nos hemos congregado para inaugurar este “Parque de los Héroes”. Entre el Centro de Investigación Tecnológica (CITECAM), y el Departamento de Matemáticas y Ciencias de la Computación, emerge una silenciosa franja verde, solo interrumpida por añosos pimientos y jacarandás.

En este jardín santo, recién sembrado de juveniles ochenta y un olivos, reirán, corretearán, arreglarán el mundo y amarán… los espíritus de nuestros ochenta y un mártires. Los olivos lograrán su pletórica madurez parodiando nuestras luchas por alcanzar el cielo -y nos sobrevivirán por generaciones-.

Los ancianos padres, hijos, familiares y nosotros, sus compañeros, abandonamos la UTE con nuestros rostros salpicados de estrellas.

IMG_0134.JPG

IMG_0135.JPG

IMG_0136.JPG

IMG_0137.JPG

IMG_0138.JPG

Tomado de Elpilin.cl
Por Iris Aceitón V

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s