A décadas del asesinato del líder del MIR chileno, opinan Ramis, Echeverría, Amoros y Quesada

IMG_0206.JPG</

La pregunta de Miguel

La figura de Miguel Enríquez despierta dos tipos de reacción. O se le descalifica en bloque, culpándole de un amplio conjunto de pestes políticas, o por el contrario, se la ensalza en un relato militante, que mezclando la hagiografía revolucionaria y el panegírico apologético tiene poco que ver con la personalidad y el talante del fundador del MIR.

Miguel no era un santo ni un demonio, sino un revolucionario que propuso una serie de preguntas políticas fundamentales al país, y estuvo dispuesto a debatirlas abiertamente durante toda su vida. Lejos del sectarismo o el dogmatismo, se le debe ubicar, dentro de la tradición del pensamiento crítico latinoamericano, entre los que buscan una alternativa emancipatoria adecuada a las condiciones específicas de nuestros pueblos. En este aspecto, Miguel Enríquez es una figura actual. Sus preguntas siguen siendo gravitantes y exigen ser tomadas en cuenta, de forma profunda y consistente.

El problema fundamental que identificó Miguel y el colectivo generacional que le acompañó en la fundación del MIR en 1965 era el siguiente: en América Latina se había hecho patente que la derecha histórica, agraria, conservadora y patronal, no disponía de un proyecto de desarrollo para la región. Incluso el Estados Unidos de Kennedy y la Iglesia Católica post-conciliar estaban de acuerdo en este diagnóstico. Tal como lo había demostrado el gobierno de Jorge Alessandri, la oligarquía más rancia y casposa estaba a la deriva, dispuesta a agarrarse a cualquier cosmético con tal de mantener un orden social anacrónico, que exigía una transformación radical y urgente. En respuesta a esta crisis se alzaban dos programas de reformas, aparentemente antagónicos, pero que en el fondo poseían amplias coincidencias de fondo: la “revolución en libertad” democratacristiana, aliada a la Alianza para el Progreso norteamericana, y la “vía chilena al socialismo” que postulaban los partidos Socialista y Comunista. En cada país del continente esta dicotomía asumía sus propias especificidades, pero se replicaba en lo fundamental, de acuerdo al dualismo Este-Oeste de la guerra fría.

La intuición fundamental de Miguel era que ambos proyectos tenían limitaciones estructurales que afectaban su viabilidad y deseabilidad. Ello no quiere decir que homologara ambas alternativas. Miguel y el MIR distinguían entre la derecha tradicional y el reformismo DC, y entre la DC y el proyecto del FRAP, que desembocaría en 1970 en la Unidad Popular y el gobierno de Salvador Allende. Pero su análisis crítico le llevó a descubrir en ambas alternativas una serie de contradicciones y aporías, inherentes a la naturaleza del orden internacional en el que estaban insertas y por sus propias insuficiencias de cara a las necesidades de las grandes mayorías, a las que definió como “los pobres del campo y la ciudad”.

LA INVIABILIDAD DE LOS REFORMISMOS
Para Miguel Enríquez los dos proyectos de reforma que se proponían a Chile en los años sesenta no eran viables a largo plazo. Arraigaba este convencimiento en un análisis muy detallado de las condiciones de la economía latinoamericana, situada en una relación de dependencia respecto a los grandes centros de poder del capitalismo global. Tanto el programa de la DC como el de la Izquierda apostaban a lograr una alianza histórica con los sectores progresistas del empresariado nacional en orden a promover una modernización industrializadora que permitiera cambiar el patrón productivo, para desembocar en una versión nacional del Estado de bienestar europeo. Pero este programa presuponía una serie de condiciones de posibilidad, que el MIR no lograba visibilizar, entre otras:

1. La inexistencia de un verdadero empresariado “progresista”, con vocación industrializadora. Más allá de algunas individualidades, los empresarios nacionales se veían a los ojos de Miguel como endémicamente arraigados a una tradición rentista, extractivista y agraria, incapaces de asumir el programa de sustitución de importaciones que preconizaba la Cepal, que debería crear los empleos de calidad que podrían incorporar a los excluidos del ciclo productivo.

2. A la vez, el mercado chileno era incapaz de absorber la nueva producción nacional que se debería llegar a generar. La inexistencia de una verdadera clase media constituía un obstáculo insalvable al proyecto reformista. La única forma de sortear este problema radicaba en la consolidación de un mercado ampliado, a escala latinoamericana, que por su dimensión pudiera absorber esa nueva oferta productiva.

3. Pero ese proyecto de integración latinoamericana, basado en un cambio en la matriz económica, era intolerable para Estados Unidos, que necesitaba mantener a la región como proveedora de recursos naturales a bajo precio y como mercado natural para sus productos elaborados.

4. Este escenario implicaba que ambos reformismos terminarían por chocar de forma violenta e insalvable con la elite económica y política nacional, reacia a abandonar su vocación rentista en aras de un proyecto de cohesión social que despreciaba profundamente. Y también chocaba con el capital transnacional, que necesitaba que América Latina permaneciera bajo la órbita de dominio norteamericano, en posición de dependencia económica y subordinación política. El ciclo de cambios reformistas llevaría inevitablemente a la necesidad de una ruptura abierta y decidida, y para liderar ese proceso construyó y articuló el Movimiento de Izquierda Revolucionaria.

LA INDESEABILIDAD DE LOS REFORMISMOS
Si los programas reformistas aparecían como inviables sin un momento de ruptura radical, también eran criticables porque no lograban superar el nudo del dilema latinoamericano. En el caso del reformismo DC, Miguel Enríquez advertía el germen de una modernización capitalista, tanto a nivel agrario como minero, que originaría un nuevo ciclo de acumulación en beneficio de los sectores más cosmopolitas y mejor preparados del empresariado nacional. Y en el programa del FRAP y de la UP reconocía una voluntad redistributiva mucho mayor, pero que en el fondo mantenía la continuidad con la dimensión desarrollista del proyecto DC, cambiando los socios occidentales por nuevos socios de la Europa del Este. Su intuición era que se debía buscar de forma clara y decidida una orientación socialista, que permitiera el protagonismo popular, y que evitara las trampas burocráticas y autoritarias en las que cayeron los países del “socialismo real”.
Sigue leyendo

Aquí…, Radio Liberación

Para Fernando Vergara Vargas

IMG_0204.JPG
Fernando Gabriel Vergara Vargas, militante del MIR, era diseñador gráfico y publicista; pero sobre todo radiodifusor clandestino.

Trabajó en Walter Thompson y Veritas Publicidad. Diseñador Gráfico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y Editorial Siglo XXI. Operador de la radio clandestina Liberación (1982/84) y dibujante de El Rebelde.

IMG_0205.JPG

Fernando Vergara Vargas fue un artista del diseño gráfico que ejerció clandestinamente el periodismo y la radiodifusión durante los años en que los medios opositores fueron silenciados por la dictadura. Eran tiempos en que los jóvenes «pateaban piedras», en la canción de Los Prisioneros, a la vez que encendían las protestas en barrios y poblaciones de Santiago, Valparaíso y Concepción.
Detenido en 1974 y expatriado a México en 1975, regresó clandestinamente en 1982 para entregarse a tareas de comunicación del MIR. Murió a los 36 años, el 15 de diciembre de 1984, acribillado con catorce impactos de bala en una emboscada en calle Santa Elvira que la Central Nacional de Información (CNI) presentó como «enfrentamiento». En su secreto equipaje de repatriado, cargaba lápices de colores prodigiosos para dibujar las cartas a su hija Barbarita, entonces de 7 años.

Circulaba como peatón, pero «recibió la respuesta que correspondía de parte de las fuerzas de seguridad» al resistir una supuesta revisión de …automovilistas, en la inverosímil versión «de inteligencia» del secretario general de Gobierno, Francisco Javier Cuadra. En el domicilio de la víctima (Carmen 1392), que tenía prohibición de ingresar al país desde 1980, la CNI incautó componentes electrónicos de los transmisores que Vergara fabricaba para las emisiones clandestinas de radio Liberación. Radiodifusión

Entre 1982/84, se entregó al desarrollo de las transmisiones clandestinas. El vespertino La Segunda registró esas actividades el 18 de mayo de 1982, en una nota titulada Gol con relato subversivo:

Sigue leyendo

Para no olvidar. Impactante testimonio-crónica de un exiliado chileno

caracas, venezuela, marzo de 2010

señores

comisión valech.

en primera instancia, me permito agradecerles la oportunidad de poder escribir por primera vez mi testimonio.

mi nombre es juan rafael ruilova maluenda, nacido en chile, en la ciudad de ovalle (iv región), el 25 de septiembre de 1946, de profesión ingeniero (graduado en la universidad técnica del estado), con cédula 5.280.772-7.

soy casado y tengo tres hijos. actualmente vivo con mi esposa en caracas- venezuela y mis tres hijos viven en chile.

este documento-testimonio, tiene como objetivo reseñar de forma lo mas clara, detallada, pormenorizada y con cierto rigor cronológico, la experiencia personal y colectiva, que me toco vivir durante los años de la cruel dictadura de augusto pinochet en chile y de la cual fui una de las tantas victimas; perseguido, arrestado, torturado, expulsado de mi país y buscado durante toda esa época por los organismos represores del régimen militar. por otro lado consignar este testimonio en la comisión valech, a objeto se me reconozca por el estado y gobierno de chile mi status de perseguido, encarcelado, exiliado y torturado por razones políticas.

caracas, venezuela, marzo de 2010

señores

comisión valech.

en primera instancia, me permito agradecerles la oportunidad de poder escribir por primera vez mi testimonio.

mi nombre es juan rafael ruilova maluenda, nacido en chile, en la ciudad de ovalle (iv región), el 25 de septiembre de 1946, de profesión ingeniero (graduado en la universidad técnica del estado), con cédula 5.280.772-7.

soy casado y tengo tres hijos. actualmente vivo con mi esposa en caracas- venezuela y mis tres hijos viven en chile.

este documento-testimonio, tiene como objetivo reseñar de forma lo mas clara, detallada, pormenorizada y con cierto rigor cronológico, la experiencia personal y colectiva, que me toco vivir durante los años de la cruel dictadura de augusto pinochet en chile y de la cual fui una de las tantas victimas; perseguido, arrestado, torturado, expulsado de mi país y buscado durante toda esa época por los organismos represores del régimen militar. por otro lado consignar este testimonio en la comisión valech, a objeto se me reconozca por el estado y gobierno de chile mi status de perseguido, encarcelado, exiliado y torturado por razones políticas.

1) universidad técnica del estado (ute).

el 11 de septiembre de 1973, me encontraba junto a una gran cantidad de compañeros, en los predios de la universidad técnica del estado en santiago y la razón de estar en ese lugar y ese día, obedecía en primer lugar a que era profesor de dicha universidad y además cursante del ultimo semestre de ingeniería mecánica, por otro lado, a razones ideológicas y militantes, pues era miembro activo del partido comunista de chile y en tan difícil situación política, era obligación moral defender con nuestra presencia no solo el gobierno legitimo y democrático del presidente allende, sino además, dejar clara demostración de nuestro repudio, como universitarios, a la violación del precepto constitucional democrático que ese fatal día era llevado a cabo por los militares golpistas.

las personas que nos encontrábamos en la universidad – calculo yo – éramos aproximadamente unos 3000, algunos en la zona de la casa central de la universidad y otros en la escuela de artes y oficios (eao); profesores, alumnos, empleados administrativos y obreros. la máxima autoridad de la universidad, el insigne rector enrique kirberg, encabezaba a ese nutrido grupo de patriotas universitarios que luchábamos por mantener la democracia en chile desde nuestra añorada casa de estudios.

en la madrugada del día 11 de septiembre, ya la universidad había recibido – como inicio de las crueles acciones en el país- una acción comando realizada contra las instalaciones de la radio de la ute, las que fueron tiroteadas, Sigue leyendo

Chile: Memoria de la Cárcel Combatiente.

En este mes de julio se conmemorarán 40 años del montaje de la DINA conocido como Operación Colombo o lista 119, pero también un aniversario más de una huelga de hambre que emprendieron prisioneros políticos del campo de concentración de Puchuncaví, en demanda del esclarecimiento de la situación de sus compañeros que aparecían en el fatidico listado.

En el campo de Melinka, también conocido como Puchuncaví, por estar en las cercanías de este pueblo, 80 presos iniciaron la huelga el 31 de julio, detallando los motivos de la protesta en una declaración que sacaron del campo en un “barretín” y que luego fue tipeada en maquina de escribir y distribuida a embajadas y organismos de derechos humanos.

En su primer párrafo, la declaración denuncia el montaje de los 119: “Publicaciones extranjeras, profusamente difundidas por la prensa nacional, entregan dos listas con 119 personas, presuntamente muertas en el extranjero, la mayoría de los cuales nos consta que fueron detenidas vivas por organismos de seguridad del obierno, entre mayo de 1974 y febrero de 1975. Ellas fueron vistas por centenares de los actuales presos políticos en diferentes centros de interrogatorio existentes en el país”.

IMG_0147.JPG

La huelga fue concebida como una expresión de solidaridad y de denuncia del montaje, como también de exigencia a las autoridades a aclarar la situación de los prisioneros que aparecían en las listas. La demanda se hacía también a los gobiernos de Brasil y Argentina, implicados en este caso, pues los listados con los 119 nombres fueron difundidos en publicaciones de ambos países y desde ahí reproducidas en Chile.
La reacción de las autoridades a cargo de los campos no se hizo esperar. En Puchuncaví la Armada rodeó el campo con infantes de marina apertrechados para la guerra y los huelguistas fueron objeto de plantones y amenazas, pues la protesta se interpretaba como insubordinación al interior de un recinto militar.
A pesar de lo anterior, el movimiento de los ex prisioneros continuó y a su término, una semana despues aproximadamente, los 80 se habían incrementado a 95 prisioneros.

IMG_0148.JPG
N.B. En todo lo conceptual, la dictadura los ignoró tal como Michelle Bachelet ha terminado por ignorar hoy, 40 años después, la huelga de hambre y las demandas de justicia de los ex presos políticos de la dictadura. La insolvencia moral es la misma. — G.F.W.
FUENTE: Luis Fernando Gerardo San Martin Arellano

“¿Quiénes son los Zapatistas?”

“¿Quiénes son los Zapatistas?” es un video corto y alegre para estudiantes y educadores. Ofrece una introducción clara y concisa al movimiento contemporaneo de los Zapatistas en Chiapas, México. Es parte de la serie de videos “Enseñe Chiapas”.

En solo 8 minutos, conocerás:
-El levantamiento Zapatista del 1994
-Como los Zapatistas están construyendo un mundo mejor
-Por qué los Zapatistas construyen “autonomía” (y qué significa)

9 de octubre de 1967 es asesinado Ernesto “Che” Guevara

El 12 de julio de 1997, los restos de este gran revolucionario, que ha pasado a la historia como símbolo de la rebeldía política y el soñador de una nueva sociedad solidaria y más humana, son sepultados en el cementerio de Santa Clara, Cuba, en el Memorial “Ernesto Guevara”, donde también se encuentran los guerrilleros que le acompañaron a la expedición de Bolivia. de julio de 1997, los restos de este gran revolucionario, que ha pasado a la historia como símbolo de la rebeldía política y el soñador de una nueva sociedad solidaria y más humana, son sepultados en el cementerio de Santa Clara, Cuba, en el Memorial “Ernesto Guevara”, donde también se encuentran los guerrilleros que le acompañaron a la expedición de Bolivia.

IMG_0103.JPG
Guevara demostró una disciplina férrea y un inocultable amor hacia el ser humano desposeído y marginado por la sociedad burguesa/ Foto: Cortesía Joseph Scherschel/Time & Life Pictures/Getty Image

El 09 de octubre de 1967, en horas de la mañana, el presidente de Bolivia, René Barrientos Ortuño, anuncia al mundo que el combatiente revolucionario, Ernesto “Che” Guevara, había muerto en un enfrentamiento en la zona de la Higuera, junto con otros combatientes de izquierda, el día 08 de octubre.
Este anuncio era una manipulación informativa para encubrir el terrible asesinato del “Che” Guevara y de sus compañeros de armas, ya que fue ejecutado, por orden de Estados Unidos, el mismo día 09 de octubre en una escuela de La Higuera.

Ernesto Guevara, mejor conocido como el “Che” Guevara, fue uno de los combatientes líderes de la Revolución cubana, junto a Fidel Castro, donde demostró una disciplina férrea y un inocultable amor hacia el ser humano desposeído y marginado por la sociedad burguesa y oligárquica.

Después de la consolidación del proceso revolucionario cubano, el espíritu inquieto lo llevará a combatir a las tierras remotas del Congo, en África, y en su América amada, en Bolivia. En suelo boliviano será asesinado por las órdenes emanadas desde Washington al entonces gobierno títere del general Barrientos.

El “Che” Guevara es herido en la pierna durante el combate en la región andina boliviana de la Quebrada del Yuro, siendo trasladado a la Higuera, donde el agente de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) estadounidense, Félix Rodríguez, lo interroga, informándole que su ejecución fue aprobada y que será ejecutada esa tarde del 09 de octubre.

Años más tarde, el agente de la CIA, Félix Rodríguez, comenta que el recibió la instrucción de comunicarle a los oficiales bolivianos de la orden emanada desde la casa presidencial de Bolivia, de fusilar al “Che” Guevara y a sus acompañantes capturados, quienes fueron enterrados en un sitio desconocido, sin ninguna identificación, para que su tumba no fuera un santuario de los movimientos revolucionarios.

Con el asesinato de Ernesto “Che” Guevara, la esperanza revolucionaria armada se extingue en la América del Sur. Sigue leyendo

El baile Rojo

La historia sobre el genocidio contra la Unión Patriótica. Colombia

Un documental sobre un partido político llamado La Unión Patriótica en Colombia. Alrededor de 4.000 de sus miembros fueron asesinados en un genocidio manejado por políticos, paramilitares y militares en un plan cínicamente llamado “El baile rojo”