Los fotógrafos que retrataron el 11de Septiembre de 1973 en Chile

IMG_0541.JPGOrlando Lagos ©

David Burnett, Chas Gerretsen, Koen-Wessing y Marcelo Montecinos son los nombres de los cuatro fotógrafos que destacan por su aporte a la memoria colectiva en los hechos que marcaron el año del golpe militar en Chile. El foto-periodismo fue la principal característica que estos artistas desarrollaron tras los acontecimientos de ese día. El estadounidense David Burnett, con su experiencia en guerras y crudos acontecimientos logró capturar importantes momentos en el Estadio Nacional, Chas Gerretsen, un importante fotógrafo de guerra y fotoperiodista neerlandé, logra la imponente foto de Augusto Pinochet con el gobierno militar ya en el poder, Koen-Wessing, fotógrafo holandés, captura la ciudad y la soledad en frías composiciones donde el Estadio Nacional y las poblaciones fueron parte central de los elementos, Marcelo Montecinos, el fotógrafo independiente ganador de un premio Altazor con trabajos en las guerras de Nicaragua, Salvador y Guatemala también es parte de este legado a la memoria chilena y Orlando Lagos (en la portada) parte de los fotógrafos oficiales del gobierno de Salvador Allende quien capta uno de los últimos momentos antes de su muerte en una fotografía que dio la vuelta al mundo.

David Burnett

IMG_0543.JPG

IMG_0546.PNG

IMG_0545.PNG

IMG_0544.PNG

IMG_0547.PNG

IMG_0549.JPG

IMG_0548.PNG

Chas Gerretsen

IMG_0550.JPG

IMG_0551.JPG

Koen-Wessing

IMG_0552.JPG

IMG_0553.JPG

IMG_0554.JPG

Marcelo Montecinos

IMG_0558.JPG

IMG_0559.JPG

IMG_0556.PNG

IMG_0557.PNG

Tomado de: galaxiaup.com
Por: Juan Pablo Faus

Revolucionarios de la vivienda social: La historia de lucha de Ukamau

Luego de años de lucha, la organización Ukamau, de Estación Central, logró ingresar al Serviu un proyecto habitacional en el que participó el arquitecto Fernando Castillo Velasco. Será la misma organización la constructora a cargo de las 424 viviendas y el parque central emplazados en la comuna en la que han vivido toda su vida. El proyecto espera servir de antecedente para una nueva política pública de soluciones habitacionales que incluya la opinión de las comunidades y, en vez de inmobiliarias y subsidios, esté directamente a cargo del Estado.

Los rieles de la línea del tren atraviesan el pasto salvaje que ha crecido en la maestranza San Eugenio. Aparte de un vagabundo, el terreno de 44 hectáreas de la Empresa de Ferrocarriles del Estado (EFE) está completamente abandonado. La trabajadora social Doris González y el sociólogo Aland Castro miran una de las esquinas del terreno vacío y lo que ven es una comunidad. Acá unos departamentos, allá plazas, por aquí un centro cultural, allí un jardín infantil. Por el barrio que tienen en su cabeza ambos dirigentes llevan años luchando sin tregua como líderes del movimiento Ukamau.

Ukamau tiene sus raíces en 1987, con una organización de los vecinos de la población Santiago, en Estación Central, que buscaban una solución habitacional. El líder era Antonio González, miembro del Frente Patriótico Manuel Rodríguez y tío de Doris González, que a sus 33 años es la actual vocera. Desde ese entonces la organización se ha fortalecido y se expandió a comunas como Pudahuel, Cerro Navia, Maipú, Quinta Normal, Lo Espejo y Pedro Aguirre Cerda, donde se realizan asambleas para organizar los distintos comités de los sin casa.

En 2011 el camino de la organización se encontró con dos estudiantes de la universidad Arcis que buscaban un proyecto para desarrollar en el curso de arquitectura de viviendas sociales dictado por Fernando Castillo Velasco y su hijo Cristián Castillo.

– Esto es lo que quiero-, habría dicho el DC premio nacional de arquitectura y ex Intendente de Santiago cuando escuchó la propuesta que le llevaron sus alumnos -Pero no basta con el proyecto. Hay que realizarlo-, añadió.

Fue así como el legado de viviendas sociales de calidad en el que trabajó Castillo Velasco durante su vida se plasmó en un proyecto habitacional para 424 familias de allegados que viven en mediaguas repartidas por distintas poblaciones de Estación Central. Con eso, el barrio imaginario de Doris y Aland promete volverse realidad.

IMG_0151.JPG

CULTURA SUBSIDIARIA

En Chile, la política habitacional se basa en un sistema subsidiario que delega a una entidad patrocinante, en general una inmobiliaria, la responsabilidad de desarrollar proyectos de viviendas sociales. Así, la empresa busca un terreno, negocia su compra y construye un conjunto de casas sobre ese terreno con la venia del Servicio de Vivienda y Urbanismo (Serviu) correspondiente.

Cuando el complejo está listo, cientos de personas llegan agitando sus papelitos de subsidio para cambiárselo a la inmobiliaria por una casa. Por ese papelito han esperado mucho tiempo, nerviosos frente a la posibilidad de que el puntaje de la ficha social no les alcance. “¡Me salió casa!”, celebran, cual niño con un regalo del viejo pascuero, como si las casas llegaran del cielo, cuando les entregan el subsidio. Pero la verdad es que el monto que les asignan suele no corresponderse con el precio real de la vivienda. Para el arquitecto Cristián Castillo la situación es un verdadero drama:

-La lucha por la vivienda es larga, es terrible. Antes del 73 había un desarrollo precioso en el que el Estado asumía la responsabilidad absoluta. Sigue leyendo

Recuerdos de Dictadura Carta Póstuma

No sólo los cuerpos flotaban río abajo, no sólo sus ropas eran encontradas en páramos olvidados, no sólo el sable cortó las gargantas, no sólo las balas mordían llenas de rabia los corazones. No todo se talló en hueso de desaparecidos y asesinados.
Déjame que te cuente que había detrás de tanta barricada y barriada.

Déjame que te cuente esa otra parte del naufragio, de esa masa derrotada que se quedó, déjame que te cuente un poco de los sobrevivientes y supervivientes.

Los días era planos, y planos de horizonte inaccesible. A lo lejos se divisaba una línea imaginaria que todos llevábamos dentro pero que nadie podía alcanzar. Los días Lunes duraban semanas, y hasta meses. Había una calma de pelotón de fusilamiento en las plazas, una calma artificial. Desaparecían los vecinos como pájaros momentáneos, como mariposas de una primavera fugaz y nadie se atrevía a preguntar dónde estaban.

En medio de la noche de sus corazones llegaban a romper el plástico que cubría nuestras ventanas, a reventarle los huesos al clavo hermano que oficiaba de cerrojo pobre y popular por aquellos años. Mujeres y niños eran vejados y golpeados. A los hombres los llevaban en calzoncillos y desnudos a las canchas de fútbol.

Tiritaba la noche de miedo sobre nuestros cuerpos vencidos, y cruzábamos las manos sobre la nuca y la idea de la muerte también cruzaba nuestras cabezas. Sollozaban las mujeres a los lejos, los niños no entendían y, mientras tanto ellos jugaban al fútbol con la cabeza de algún ser humano. La sangre iba delineando el contorno polvoriento de aquellas canchas del balompié del abuso.

Más tarde, sobre esa misma noche moribunda, un ejército de caminantes comenzaba la jornada. Solos, o en parejas, tríos ó cuartetos caminaban a paso raudo hacia el trabajo. No había dinero para los buses en sus constantes alzas y los menos afortunados tenían que dejar que el cemento les devorara los únicos zapatos que tenían.

Después venían aquellos que mendigarían la aprobación por parte de los chóferes a viajar por la mitad o menos del precio oficial. Y entre polizontes y pagadores los menos, se acomodaban a las circunstancias y a esos asientos minúsculos para que entrara más ganado adentro.

Colgaban seres humanos de esos microbuses azules diminutos, eran apéndices que muchas veces fueron reventados por otros vehículos sin que nadie pudiera hacer nada. Viajaban con las ventanas abiertas, con las puertas abiertas para que entrara un poco de aire, para que se acomodaran como sólo lo sabe hacer un pobre, en este caso, a ese calabozo itinerante que recorría las calles.

En las afueras de las fábricas, de los talleres, de las construcciones, se posaban emprendedores liberales que vendían pan, jugos, tomates y de un cuanto hay para merendar. El emprendedor hombre apuntaba con sumo cuidado a todos aquellos a los cuales les había fiado comida y que raudos, puntuales y seguros pagarían ó en la quincena ó a fin de mes. El arroz en las viandas se repetía una y otra vez en la comida de los obreros. Y muchas veces no había nada que cambiara el color dominante en esa playa blanca de arrozales.

Muchas veces no hubo más merienda que un pan fiado y un jugo de un dudoso polvo que sólo teñía el agua en el cual flotaba.
Sigue leyendo

Ochenta y un olivos

Ingresar por la puerta principal de la USACH, es simplemente imposible…

IMG_0133.JPG
Ingresar por la puerta principal de la USACH, es simplemente imposible… Los buses de las FFEE de Carabineros, los “zorrillos”, las bombas lacrimógenas, los encapuchados, han convertido el campus universitario en una batalla campal de una tóxica e irrespirable atmósfera. Parecemos actores de una pretérita, realista y sarcástica película en blanco y negro. Un sentimiento de dolorosa ironía nos recorre enteros… Han transcurrido casi cuarenta y dos años y todavía lo que era nuestra amada Universidad -junto a ella, la educación chilena- están muy lejos de recuperar esa “conquistada dignidad”, arteramente arrebatada por la sangrienta dictadura militar.

El acceso obligado es por la Quinta Normal, a través de la Avenida Portales. Los vetustos edificios, otrora valiosa muestra de la arquitectura social, diseñados con toda la humanidad y el respeto a la clase trabajadora. Erguidos, invulnerables ante las inclemencias del clima, los años, la historia… Sigue leyendo

Mujeres tras las rejas de Pinochet:

Testimonio de tres ex presas políticas de la dictadura

IMG_0123.JPG
El golpe de Estado y la larga noche de la dictadura iniciada a partir de ese fatídico martes 11 de septiembre de 1973, ha proporcionado a las artes, el cine, el teatro, la literatura y el periodismo de investigación un abundante material excepcionalmente poderoso para redibujar el imaginario del país, y desde ahí iluminar con más certeza y estremecimiento la historia reciente de Chile. Sin duda, disciplinas que han contribuido a revelar lo que está detrás de las deslegitimadas versiones oficiales y la simple enumeración cronológica de hechos. Pero quizá es en los libros el soporte por excelencia donde se guardan y perpetúan esas historias de lucha, dignidad y dolor, esos trazos de vida donde se manifiesta el poder de la palabra para construir un relato que adquiere una inmensa fuerza y profundidad.

IMG_0124.JPG
La periodista Vivian Lavín corrió el velo del silencio y, luego de muchas horas de entrevistas, registra el testimonio de tres ex presas políticas, Valentina Álvarez, Gina Cerda y Elizabeth Rendic, jóvenes mujeres que abrazaron un ideal colectivo y no dudaron en colaborar decididamente en la lucha contra la dictadura de Pinochet, para posteriormente enfrentar las desfavorables condiciones judiciales de la época y permanecer recluidas por varios años. De esta forma, conocemos su vinculación al MIR y al FPMR, las circunstancias en que fueron detenidas, los extenuantes interrogatorios y sus vidas en la cárcel. Sigue leyendo

Miguel Enríquez en la memoria

Pese a la caída en combate de Miguel y la enorme represión que se desató contra el MIR y la izquierda chilena, progresivamente la lucha antidictatorial se acrecentó. Las protestas nacionales se despliegan en los años ochenta, la Resistencia de extiende y el pueblo se moviliza radicalizando sus luchas.

IMG_6919.JPGActo de homenaje a Miguel Enríquez convocado por Punto Final

Miguel Enríquez, murió combatiendo a la dictadura cívico-militar el 5 de octubre de 1974. Han transcurrido 40 años. Por estos días se han realizado múltiples homenajes a Miguel y a todos los héroes y mártires de la Resistencia cuya memoria debe ser reivindicada porque formaron parte de una generación que luchó por la libertad y la justicia en nuestro país.

El nombre de Miguel es inseparable del MIR, organización revolucionaria nacida en una década vertiginosa de cambios y rebeldía popular. El triunfo de la Revolución Cubana, las luchas anticolonialistas y antiimperialistas, la guerra fría, la lucha del pueblo vietnamita y tantos otros acontecimientos configuraban un mundo complejo, pero preñado de esperanzas, de revoluciones posibles.

En Chile, Salvador Allende triunfaría en las elecciones. El MIR y Miguel, pese a las diferencias estratégicas, denuncia los intentos golpistas de la derecha contra el gobierno popular. Luego la historia, es conocida. La dictadura cívico-militar se impone por la fuerza de las armas, y se hace necesario organizar la Resistencia. Miguel y su organización tuvieron un rol decisivo en el desarrollo de la lucha antidictatorial.

Pese a la caída en combate de Miguel y la enorme represión que se desató contra el MIR y la izquierda chilena, progresivamente la lucha antidictatorial se acrecentó. Las protestas nacionales se despliegan en los años ochenta, la Resistencia de extiende y el pueblo se moviliza radicalizando sus luchas. Luego viene el plebiscito y la historia continúa.

La conmemoración de la muerte en combate de Miguel Enríquez trae a la memoria páginas de la historia de lucha popular por alcanzar una democracia real y participativa; trae a la memoria las biografías de lucha y consecuencia de tantos chilenos y chilenas que entregaron su vida por su lealtad al pueblo; y también trae a la memoria experiencias históricas de lucha popular que hay que conocer y analizar para descubrir aciertos y errores. Considerando que el Chile justo y solidario continúa siendo una obra por realizar.

IMG_6920.JPG

IMG_6921.JPG
Tomado de dilemas.cl

Alegato de defensa, Guillermo Rodríguez (El Ronco),1981

Extracto del alegato de defensa del militante de la Resistencia Popular Chilena, Guillermo Rodríguez, presentado al Consejo de Guerra.

El túnel de la libertad

A Lucía Pascual: La semilla de la vida que hará más fértil la memoria y la lucha.

En 1990, 49 presos políticos se evadieron de una cárcel de alta seguridad de Pinochet a través de un túnel de 60 metros. Muchos de los fugados, entre ellos Rafael Pascual y Jorge Martín -militantes comunistas-, no pueden regresar a Chile porque la justicia militar aún les persigue El 30 de enero de 1990 los chilenos se despertaron con una noticia sorprendente: 49 presos políticos (entre ellos siete condenados a muerte por Pinochet) se habían evadido de la cárcel pública de Santiago a través de un túnel de 60 metros excavado durante 18 meses por 24 militantes del insurgente Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), del Partido Comunista y de la Juventud Comunista. La mayor fuga de la historia de Chile ridiculizó a una dictadura militar que agonizaba y fue interpretado por sus protagonistas como un saludo a la democracia que el país anhelaba recuperar muy pronto. Entre quienes participaron en la llamada “Operación Exito” estuvieron Rafael Pascual y Jorge Martín, hijos de exiliados republicanos españoles llegados a Chile en septiembre de 1939 a bordo de aquel barco, el Winnipeg, con el que Pablo Neruda rescató a más de 2.500 republicanos de los campos de concentración franceses, en lo que fue, según el Poeta, la misión “más noble de mi vida”. Sigue leyendo

EL DERROCAMIENTO DE ALLENDE, CONTADO POR WASHINGTON

KENNEDY NOMBRÓ UN COMITÉ PARA VIGILAR ELECCIONES EN CHILE

20140630-022738-8858227.jpg

Desde 1961, apenas posesionado, el presidente John F. Kennedy nombró un comité encargado de las elecciones que se desarrollarían en Chile tres años después. Según la investigación de la Comisión Church del Senado estadounidense[1], estuvo compuesto de altos responsable del Departamento de Estado, la Casa Blanca y la CIA. Este Comité fue reproducido en la embajada estadounidense en Santiago, capital chilena. El objetivo era impedir que el candidato socialista, Salvador Allende, ganara los comicios [2].
Allende era un marxista convencido de que por la vía pacífica se podía llegar al gobierno, y, desde ahí, darle un vuelco a las estructuras del Estado en beneficio de las mayorías empobrecidas. Expresaba que para lograr tal objetivo se debía nacionalizar las grandes industrias, priorizando las que estaban en manos estadounidenses, al ser éstas las que explotaban los recursos estratégicos. Estos, y otros ideales sociales, lo convirtieron en un indeseable para Washington: podría servir de ejemplo para los pueblos de otras naciones latinoamericanas.
Para hacerle oposición, varios millones de dólares fueron distribuidos entre los partidos políticos de centro y de la derecha para que realizaran su propaganda. Al momento de elegir el candidato a la presidencia, Washington decidió apoyar a Eduardo Frei, del partido Demócrata Cristiano, un personaje que impuso a sus otros financiados.
En total, la operación costó unos veinte millones de dólares, una suma inmensa para la época, al punto de sólo poderse comparar con lo gastado en las elecciones presidenciales estadounidenses. Es que Washington no tanto invirtió en el candidato Frei, sino que realizó toda una campaña de propaganda anticomunista a largo plazo.

Sigue leyendo

COMPAÑERO “ELADIO”: HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!

El 11 de Septiembre del 73, al alba, escoltó a la Moneda al Presidente de Chile para hacer frente a la asonada cívico-militar. Con 19 años, aparece en la icónica foto, de los que abandonan la Moneda cuando lo ordeno el Compañero Allende, viste un suéter a rayas blancas y oscuras.
Ahí por encontrarse herido fue llevado junto a la Payita a la Posta Central, ahí casi inmediatamente derivado al Barros Luco, de donde es llevado a una Embajada, saliendo prontamente al exilio en México y luego La Habana. En la Posta Central es testigo de la atención y posterior secuestro de otros dos compañeros del GAP heridos. Salio de esta institución gracias a la acción solidaria de sus trabajadores.
Fue uno de los cuatro combatientes sobrevivientes del combate en la Moneda, todos los demás fueron torturados y ejecutados por la milicia traidora, en Peldehue dos días después. Volvió a Chile el año 1998. Dada su edad y pasado, prácticamente le fue imposible encontrar un trabajo estable, y reinsertase en el Chile de la eterna transición a la democracia. Sin más seguridad social que el PRAIS, no pudo hacer frente a diversas dolencias como diabetes, hipertensión y problemas vasculares, que lo obligaron a trasladarse a Cuba, ya gravemente enfermo, donde fue atendido solidariamente desde mediados del año pasado.

20140630-030718-11238980.jpg Pese a su comportamiento ejemplar, no tuvo de parte de su Partido,- Socialista- ni de la Concertación ningún apoyo ni reconocimiento, por no claudicar en su ideario allendista.
En memoria y homenaje de Eladio, Luis Renato González Córdoba, sus compañeros del GAP, y de Organizaciones Sociales de San Antonio, del Partido Socialista y Partido Comunista organizan una actividad conmemorativa para la tarde del miércoles 25, cuya hora y dirección se comunicara debidamente.
ELADIO, HASTA VICTORIA SIEMPRE¡¡
Sus compañeros del GAP

Tomado de cctt.cl